DocumentosEconomía/Social

Nuestra comunidad es autosuficiente con renovables, nuclear o hidráulica, y únicamente se produciría el apagón si alguien sustrajera la energía y se la llevase a otras regiones.


Fernando López Rodríguez. Doctor ingeniero industrial y catedrático de la Universidad de Extremadura. Vicepresidente del Club Sénior de Extremadura

España dispone de una red eléctrica robusta y eficiente y que ha demostrado su resiliencia en los peores momentos de la pandemia y en enero de este año, durante la tormenta ‘Filomena’, ya que el sistema eléctrico no se vio comprometido y garantizó el suministro en todo momento. ¿Entonces por qué se habla constantemente de apagón? Porque desde Austria, Suiza e incluso Alemania, llegan noticias de preparativos para un apagón a gran escala. La ministra de Defensa de Austria habló de un riesgo real para toda Europa. Austria diseñó un ambicioso programa nuclear para cubrir la mitad de sus necesidades eléctricas (seis plantas nucleares), de la que solo construyó una, que no llegó a entrar en servicio debido a un referéndum en 1978, por lo que tuvo que cubrir sus necesidades con gas.
Alemania sí que construyó 17 plantas nucleares, de las que seis quedan en servicio, pero por Ley, en 2022 deberán cesar en la producción de energía nuclear, motivado por los accidentes de Fukushima y Chernobyl. Quedaban las energías renovables y se impuso un periodo de una década de transición para cesar en la producción nuclear y se hiciese con renovables, pero no se podrá cumplir, ya que no se han instalado suficientes renovables. Esto ha ocasionado que en Alemania, de nuevo, se reabran las centrales térmicas de carbón, ya que si no va derecha al colapso.
La Península Ibérica queda fuera, con la salvedad de un 10% de energía eléctrica que se importa a través de Francia, que tiene suministro nuclear. Pero un fallo alemán tendría un efecto dominó que afectaría a la mayoría de los países europeos que se encuentran interconectados. La irresponsabilidad política ha hecho que Europa se encuentre en situación de debilidad energética y claramente dependiente del gas natural ruso y árabe, con lo que esto supone.
Pero esto no afecta al sistema eléctrico español, que se encuentra aislado del sistema europeo. Ni siquiera el cierre del gaseoducto del Magreb debe de influir, ya que solo circulaban 4.000 millones de metros cúbicos, y las operadoras que utilizaban ese gaseoducto ya han anunciado que lo harán por el de Medgaz, gaseoducto submarino que une directamente los yacimientos argelinos con Almería, mientras que Argelia ha ampliado su capacidad en un 25% más para poder responder a la demanda española. Hasta poder trasladarlo por gaseoducto, se realizará con contratos de gas natural licuado (GNL) en buque metaneros, por lo que el suministro de gas al sistema español y el suministro eléctrico no se va a ver afectado.
Pero aun así hay que plantearse hipótesis de riesgo. ¿Podemos responder adecuadamente a un riesgo de un apagón? Planteemos tres situaciones. La primera es la situación meteorológica extrema como son las olas de frío. Recordemos que en febrero de 2012 se planteó un gran consumo de electricidad en toda Europa y en menor medida en España ante la ola de frío, y en 2017 Francia alcanzó el récord histórico de demanda. En ambos casos el sistema eléctrico español respondió bien e incluso se exportó energía a Francia.
La segunda podría ser la escasez de gas natural en Europa en situaciones de punta. España recibe gas tanto de gaseoducto como GNL a través de barcos. Cuenta con reservas de gas natural que, en principio, son adecuadas para afrontar el invierno, y en todo caso se están tomando medidas como las del gaseoducto de Medgaz para superar una posible crisis.Finalmente, la tercera sería el riesgo meteorológico, pero en forma de falta de sol o de viento. Las puntas se producen entre las 20.00 y las 22.00 horas y en esos momentos no hay fotovoltaica, y si no hay viento, lo cual puede ser frecuente en olas de frío, solo quedará el gas, el agua y la nuclear.
Si se dan dos o tres factores simultáneamente, por ejemplo, las anteriores con la situación de recarga de determinados reactores nucleares, sí que se podría poner nuestro sistema eléctrico al límite, pero ahí está el operador, previendo que no se produzcan todas las circunstancias a la vez.
Pero ¿y en Extremadura?, ¿cuál es la situación? Extremadura tan solo consume 4.959 GWh, de los 21.030 GWh que produce, y de los que 6.250 los hace con fotovoltaica. El resto son hidráulicas, nucleares o renovables, todas ellas sin emisiones. Nos podemos autoabastecer con renovables, nuclear o hidráulica, y únicamente se produciría el apagón si alguien sustrajera la energía y se la llevase a otras regiones, por lo que el riesgo de apagón sería casi nulo, seguiríamos abasteciendo a otras comunidades. Recordemos que el gas no influye en la producción eléctrica extremeña, con lo que eliminamos un factor de riesgo y solo nos quedamos con los climatológicos.
¿Si se produjese un fallo en la península, Almaraz estuviera parada por recarga nuclear y hubiese sido ese año de baja pluviometría, podrían producirse fallos si se da un máximo de demanda entre las 18.00 a 20.00 horas? Creemos que no. La producción hidráulica media ha sido de 2.000 GWh al año en los últimos 15 años, y la mínima se registró en 2005, con 804 MWh, que unido a las plantas termosolares existentes, con almacenamiento con sales, podría dar respuesta al problema, y estamos hablando de un caso muy extraño.
En resumen, un gran apagón es muy poco probable en Europa, España y mucho menos en Extremadura, pero muy poco probable no es imposible, ya que hablamos siempre de probabilidades.

Artículo publicado en el diario HOY de Extremadura el 29 de noviembre de 2021.

Economía/Social

En este artículo Marcelo Muriel incide en las oportunidades que el nuevo modelo energético ofrece a Extremadura


Hace ya mas de un año que desde el Club Senior advertimos de la amenaza de sufrir en Extremadura una Tercera Colonización Energética, al constatar como las grandes empresas energéticas anunciaban grandes inversiones en plantas fotovoltaicas yeólicas, pero se olvidaban por completo de acompañar esas inversiones con otras que utilizaran, localmente al menos, parte de esa energía generada.En el libro publicado por Senior “Cómo evitar la Tercera Colonización Energética de la Región”, y en los Informes Generales sobre Extremadura que venimos publicando cada año, pueden encontrarse bastantes medidas de fácil implantación para conseguir transformar esta amenaza en una oportunidad.
En línea con lo que fija el PNEIC, hemos propuesto fomentar el autoconsumo y la generación distribuida , el almacenamiento y la flexibilidad (hibridación de diferentes sistemas), el fomento de las comunidades energéticas locales y la incorporación de energías renovables en el sector industrial. Parece que algunos de los proyectos que se están anunciado últimamente siguen ya esta nueva e ilusionante orientación. El polémico proyecto de un campo eólico en la sierra de Montanchez, ha incluido en sus nuevos planteamientos una hibridación solar-eólica y la financiación de comunidades energéticas locales que se aprovechen de una reducción de coste de hasta un 30% en la factura de la luz.
Sigue avanzando el proyecto CCGREEN de un Parque Eco-Industrial en el que se proyectan en paralelo los posibles usos industriales de la energía (Centros de almacenamiento de datos, producción de hidrógeno verde, etc.), con un parque solar de 400MW. También el polémico proyecto minero-industrial de fabricación de hidróxido de litio para baterías, incluye, en su remozada versión, una planta fotovoltaica para su alimentación, el uso
de Hidrógeno verde en su proceso industrial y la utilización de maquinaria de tracción eléctrica en lugar de combustión. Otro original ejemplo, el de fabricación de diamantes anunciada en Trujillo, utilizará casi exclusivamente energía generada en plantas fotovoltaicas de proximidad.
Todo ello demuestra que el hecho de contar con grandes excedentes de generación de electricidad, supone un atractivo importante para que nuevos proyectos industriales demandantes de energía opten por situarse en nuestra Comunidad. Todo este proceso debe ir acompañado de un posicionamiento mas positivo de la sociedad, evitando actitudes maximalistas, de una administración proactiva, que no se quede
solo en autorizar los expedientes de generación y acompañe los proyectos industriales y de una juventud dispuesta a formarse en las nuevas competencias que se van a requerir.
Coincidimos con el presidente en que Extremadura parte, por primera vez en la historia, en una posición privilegiada para no quedarnos fuera de este nuevo periodo de transformaciones. Pero no nos resignamos a que un 15% de nuestra poblaciónactiva vaya a seguir en el paro por no estar preparada, y tengamos que basar nuestro desarrollo en la emigración que venga.
Hoy mas que nunca el futuro va a estar en nuestras manos. Esperemos saber aprovecharlo.

DocumentosEconomía/SocialGeografía y Medio Ambiente

En este interesante informe, nuestro compañero del Club Senior, Pedro Martín Ruiz, aborda un controvertido tema, muy de actualidad, como es la explotación de los yacimientos mineros existentes en Extremadura. En su opinión, los extremeños debieran conocer de manera clara cuáles son los recursos mineros de la comunidad y qué posibilidades existen de obtener rentabilidad de ellos. En ese sentido, reclama una Ley de Minas adaptada al momento y circunstancias actuales que de respuesta a una serie de planteamientos. En su opinión, Extremadura tiene suficientes recursos para un cambio de modelo de desarrollo económico y en estos años se presenta una oportunidad histórica.
Dada su extensión, adjuntamos el enlace al documento completo en formato pdf.

LA-MINERIA-METALICA-Y-LA-TRANSICIÓN-ENERGÉTICA-Autoguardado.docx

DocumentosEconomía/Social

La mayor planta solar de Europa se ubica la localidad de Usagre, en la provincia de Badajoz


Con la Ley de Cambio Climático 7/2021 España pretende colocarse en la
vanguardia de la economía verde, circular, digital e inclusiva. Aspira a ser no solo autosuficiente en energías renovables y en producción de hidrógeno sino, incluso, ser un país exportador. A ese horizonte se dirigen multitud de proyectos de empresas para acogerse a los Fondos Europeos. Extremadura se encuentra bien posicionada para producir a precios competitivos gran cantidad de electricidad renovable, en especial, fotovoltaica e hidroeléctrica, pero no para vender al exterior la mayor parte como hasta ahora sin apenas beneficio, sino para el consumo
interno en el desarrollo de la industria. Como experto en esta materia, Pedro Martín Ruiz, miembro del Club Sénior de Extremadura, nos presenta aquí un interesante artículo en el que aborda las posibilidades de nuestra comunidad para engancharse al tren del futuro y cambiar el modelo económico, mantenido hasta ahora, que nos ha llevado a la pérdida de población de casi 400.000 habitantes desde 1960 y ocupar el último lugar
en renta entre las regiones españolas.
Ofrecemos aquí el enlace para acceder al documento para su lectura o descarga.

DocumentosEconomía/Social

Paisaje de la zona más baja de Valcorchero desde el santuario del Puerto.
DocumentosEconomía/Social

Nuestro compañero en el Club Sénior, Fernando López Rodríguez, catedrático en la UEX, dirigido un trabajo de investigación universitaria sobre los costos de la energía y su repercusión sobre la economía extremeña.

Siendo Extremadura la región con la renta y el PIB más bajos de España, en unos momentos de la crisis generada por el COVID 19, se debe aprovechar para rebajar el precio de la energía para distintos usos, entre ellos el industrial, igual que se ha hecho con Baleares, Canarias y País Vasco, con el fin de conseguir que las empresas dispongan de un incentivo para instalarse en la región, aprovechando también que se genera mucha energía renovable, y así conseguir dinamizar la economía. Extremadura no puede seguir siendo la región con el PIB más bajo de España, sin visos de converger con la media de las comunidades. Es necesario tomar medidas y una de esas medidas puede ser rebajar el precio de la electricidad. El estudio propone una bajada de los costes regulados y peajes en un 43,12 %, lo que se traduce en un descenso de precios para los consumidores domésticos del 35%, y del 50% para los clientes industriales, lo que es muy interesante para los consumidores extremeños y es un incentivo más para las nuevas empresas que quieran instalarse en la región.
Esta es la principal conclusión de un trabajo de investigación universitario dirigido por nuestro compañero del Club Sénior Fernando López, catedrático de la Universidad de Extremadura. Por su indudable interés lo ofrecemos a nuestros socios en el siguiente enlace.

Economía/SocialINFORMES

PEDRO MARTÍN RUIZ

El autor, licenciado en Derecho y sociólogo por oposición, experto en cuestiones de ordenación del territorio con amplia experiencia profesional en Castilla y León, Andalucía y Extremadura, señala en este interesante trabajo que no se trata de crear una nueva estructura administrativa ni aumentar el número de empleados públicos, que ya son muchos, sino reorganizar los efectivos actuales y, en todo caso, consolidar los puestos de trabajo mediante oposiciones y concursos de mérito, eliminando la temporalidad excesiva del personal contratado e interino.