El Club Senior en los medios

Podría llegar a ser, desde la sociedad civil, el gran mecanismo transformador para hacer efectivo uno de los retos más anhelados, perseguidos y necesarios de la historia de la región

Tras la superación de un lustro de vida del Club Senior de Extremadura (CSEX) y sus reuniones anuales en diversos encuentros, presentaciones o charlas informales, se viene compartiendo la necesidad de que sea algo más que una reflexión, plasmada en informes y debates, e incluso, publicaciones, como la recientemente editada. Con todo ello ha quedado acreditado de forma altamente satisfactoria las capacidades de sus miembros en el ámbito intelectual y del pensamiento. Pero Extremadura necesita progreso material y de ahí la inquietud de muchos de sus componentes que comparten que el pensamiento es imprescindible, pero resulta insuficiente para contribuir de forma efectiva a transformar la realidad.

En el ámbito interno, parece haber una opinión mayoritaria según la cual habría que combinar los dichos con los hechos. El problema es cómo conseguirlo y respetar unos principios que se ha dado el CSEX, cuya alteración podría ser arriesgada.

En virtud del principio de ‘austeridad’ (próximo al voto de pobreza) la organización no dispone de otros fondos que los que aportan los asistentes para sufragar la celebración de los foros anuales y que se consumen con la realización de cada evento; el de ‘civilidad’, mediante el cual el CSEX permanecerá anclado en la sociedad civil renunciando a actuar como organización política, como en algún momento se podría haber contemplado para dotarle de un mayor poder transformador, que tendría el inconveniente de hacerle vulnerable al implicarse en la pugna partidista, introduciendo en su seno un germen de división y, eventualmente, el riesgo de desaparición a corto o medio plazo; el de ‘neutralidad política’, renunciando a pronunciamientos favorables o críticos con una u otra formación. Y, por último, el de ‘compromiso’, en virtud del cual el CSEX adquirió desde su creación una fuerte responsabilidad con Extremadura, su razón de ser, y en ella proyecta todo su pensamiento, actividad y capacidades.

Llevar a cabo una actuación real y efectiva, en el plano material, e inspirada en los principios indicados, es todo un reto para completar la dimensión intelectiva y comenzar a realizar aportaciones tangibles. En definitiva añadir al ‘softpower’ del pensamiento, y sin descuidarle, el ‘hardpower’ de la economía, la industria, la tecnología o el comercio, supondría un salto significativo cuyo éxito requiere de una planificación precisa.

Si en la primera fase del CSEX, sus miembros están acreditando capacidades sobradas para llevarla a buen puerto, habría que verificar si con esos mimbres se está en condiciones de dar el gran salto que necesita en el cumplimiento de su objetivo. Ampliando, si es necesario, su número de socios tanto en el ámbito nacional como internacional, llegando allá donde esté quien sienta y comparta la inquietud por Extremadura y su transformación desde la sociedad civil, brindándole un cauce para realizarlo y, lo que es más importante, obtener lo necesario para realizar la materialización práctica de proyectos concretos, sin desvirtuar los principios inspiradores.

Un primer paso, que iría en paralelo a programas para la divulgación del Club Senior, podría ser efectuar labores de captación de socios en el ámbito de todo el Estado, con inclusión de acciones concretas en cada una de las comunidades autónomas. Y, en el plano internacional, realizar algo análogo para hacer llegar esta iniciativa, con ayuda de la tecnología, a los confines de la globalidad, donde haya extremeños o personas dispuestas a trabajar por la causa de Extremadura, que requeriría la elaboración rigurosa de un plan detallado y realista de expansión.

Sin perjuicio de todo anterior, desde una perspectiva muy amplia, abierta, con altura de miras y sin frenos a la imaginación, localizar una serie de proyectos (pocos) con objetivos concretos, viables y bien definidos, cuya realización práctica comportaría aportaciones estratégicas que Extremadura y la sociedad extremeña necesitan para que, una vez analizados, si cuentan con el consenso de las fuerzas sociales y políticas, puedan ser desarrollados.

El requisito del consenso no es baladí ya que cualquier proyecto de alcance estratégico, por muy necesario que pueda ser para los intereses extremeños, si no es compartido por las fuerzas sociales y políticas, siempre encontraría dificultades para su realización práctica. Por ello, el CSEX solo desarrollaría los proyectos con los que se disponga de ese consenso necesario previo.

En grupo de trabajo diferente y especializado, y al igual que con los proyectos, se abordarían las fuentes de financiación efectiva de los mismos, recurriendo y optimizando los mecanismos financieros nacionales e internacionales.

Con el inicio y desarrollo de esta nueva etapa, el Club Senior de Extremadura podría llegar a ser, desde la sociedad civil, el gran mecanismo transformador para hacer efectivo uno de los retos más anhelados, perseguidos y necesarios de la historia de Extremadura, que tal vez tendría dificultades para ser abordado desde la política por necesitar ser realizado mediante un permanente consenso. 

Noticias

El pasado martes, 16 de octubre de 2018, el presidente del Club Senior de Extremadura, José Julián Barriga Bravo, intervino en la inauguración de curso de la Universidad de Mayores de Badajoz, en un acto celebrado en el paraninfo de la Facultad de Económicas, ante varios centenares de alumnos. Fue presentado por el coordinador de la institución universitaria, el catedrático emérito Florentino Blázquez. Bajo el título de “la responsabilidad social de los mayores en el progreso de los pueblos/ una experiencia asociativa extremeña”, el conferenciante se refirió extensamente a las actividades desarrolladas por el Club Senior desde su creación.

En este sentido, se refirió a una nueva actitud de las personas mayores: “la del ejercicio de la responsabilidad cívica para afrontar tareas solidarias acordes con las condiciones personales por parte de aquellos que conserven aptitudes intelectuales necesarias para realizar este tipo de actividades. Frente a quienes defiendan o ejerzan tareas de entretenimiento o de autosatisfacción intelectual, muy dignas y honorables, por cierto, y frente a quienes se posicionan con posturas pasivas de ir consumiendo el tiempo en periodos de ocio insustancial, igualmente respetables, existe un tercer campo de actuación que mi opinión es superior a los demás, y más acorde con las exigencias éticas y de responsabilidad social.

En los últimos años ha estado muy de moda la responsabilidad social corporativa. Tan fue un asunto de moda que casi desapareció de los códigos de conducta de las grandes corporaciones cuando arreció la crisis económica o cuando sus principales gestores se vieron inmersos en los gravísimos procesos de corrupción que este país ha padecido en los últimos años. La responsabilidad social corporativa y la acción social de las empresas estuvieron de moda, y menos o casi nada, lo estuvo la responsabilidad social individual. Y nadie mejor para ejercerla que los que nos encontramos en situación de jubilados o pensionistas”

Más adelante informó sobre el desarrollo del Club Senior desde su creación: “Nos reunimos un pequeño grupo de amigos, todos recién jubilados, con una coincidencia principal: la preocupación por el desarrollo económico de Extremadura. Nos encontrábamos a gusto y podíamos haber seguido reuniéndonos en aquella tertulia amable, ilustrada, distendida y comprometida hasta que la edad nos lo permitiera. Aquel grupo se fue agrandando. Nos reunimos en el hotel Las Cigüeñas de Trujillo. Algunos acudíamos a la cita desde Madrid, otros desde Badajoz, Cáceres, Plasencia, o Mérida. Pertenecíamos a la generación que, para recibir formación universitaria, tuvimos que hacer las maletas, si la economía familiar lo permitía.

Sin duda fuimos unos afortunados, porque, los más, nuestros amigos de infancia y de juventud, emigraban a la fuerza: a Alemania, País Vasco, Cataluña, Madrid. Algunos de aquellos afortunados, ¿los más, los menos?, nos quedamos fuera, pero no rompimos vínculos afectivos y sentimentales con nuestra tierra. En las tertulias del hotel Las Cigüeñas de Trujillo lamentábamos una y otra vez, con mucho conocimiento, pero, sobre todo, con mucha libertad de pensamiento, la situación de los jóvenes extremeños de entonces y los de ahora, unidos y uncidos por una misma condición y exigencia: la emigración. ¿Cuánto talento, cuánta energía y potencia perdió Extremadura entre los años 60 a 80 por la emigración? Perdió la mitad de su población, entre ellos los más jóvenes y probablemente los más dispuestos. Otros tuvisteis la fortuna de poder quedaros dentro. ¿Y qué estaba pasando en aquel año en el que comenzamos a reunirnos en el hotel Las Cigüeñas de Trujillo en plena crisis económica? Algo parecido a lo que sufrió Extremadura en los años 60. Con una diferencia substancial: ahora los jóvenes emigraban con un título universitario o un máster debajo del brazo o con un título de enseñanza profesional o lo que era peor, jóvenes sin titulación. Da lo mismo, jóvenes, probablemente, de nuevo, los más dispuestos. Se repetía la historia.

Les doy mi palabra de honor que esta consideración, repetida una y mil veces, eso sí adobada con estadística de PIB y de renta per cápita, de PIB industrial y de índices de paro, fue la que nos condujo a crear una cosa insólita en España: un Club de reflexión y debate con el apellido de Sénior, Club Senior de Extremadura”

Noticias

El Premio Nacional de Sociología y Ciencia Política del presente año ha sido concedido a nuestra socia del Club Senior de Extremadura, María Ángeles Durán Heras.

Este Premio es un reconocimiento a la aportación y labor científica en el campo de la Sociología o la Ciencia Política y se otorga por una trayectoria profesional o a una obra singular.

María Ángeles Durán es Doctora en Ciencias Políticas, licenciada en Ciencias Políticas y Económicas (sección Políticas). Ha sido Catedrática de Sociología en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Zaragoza y encargada de Cátedra en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Autónoma de Madrid. Profesora de Investigación en el CSIC. Ha dirigido el Departamento de Análisis Socioeconómicos y pertenecido a los Departamentos de Economía y Población.

Actualmente imparte cursos de postgrado en diversas universidades y es consultora de varias entidades internacionales.

Continuar leyendo “Mª Ángeles Durán, premio Nacional de Sociología”

Noticias

Presentado el IV Congreso Iberoamericano sobre Cooperación, Investigación y Discapacidad.

digitalextremadura.com

Este viernes, se ha presentado en la sede de la Secretaría General Iberoamericana, el IV Congreso Iberoamericano sobre Cooperación, Investigación y Discapacidad, que se celebrará en Villanueva de la Serena, los días 29 y 30 de noviembre de este año.

… Javier Güemes (ONCE); José Julián Barriga (Presidente del CLUB SENIOR de Extremadura); Joaquín Saussol (Miembro del Consejo de Vigilancia …

Noticias

HA SIDO PRESENTADO EN PLASENCIA, MÉRIDA, CÁCERES, BADAJOZ Y MADRID

A finales del pasado mes de junio se presentó en Madrid el libro editado por el Club Senior de Extremadura con el título “¿Qué nos pasa a los extremeños para estar donde estamos?/ Reflexiones autocríticas mirando al futuro”. El acto se celebro en el salón de actos de la Fundacion ONCE en su sede social, un lugar en el que se han celebrado en los últimos años muchos de los acontecimientos que han dejado huella en la actualidad social de España.

Con la presentación en Madrid se completa la primera fase de difusión de la edición de un ensayo que ha representado una importante aportación al debate público extremeño como así se ha venido manifestando en los últimos meses y que incluso ha sido referencia en los debates del estado de la región en la Asamblea de Extremadura, celebrados en Mérida entre los días 26 y 27 del mes del pasado mes de junio.

Continuar leyendo “Gran repercusión del libro “¿QUÉ NOS PASA A LOS EXTREMEÑOS…?””

Noticias

La desertización de Extremadura se extiende del rural al urbano y amenaza ya a las grandes ciudades

Al éxodo rural se une el urbano, a un ritmo de 5.000 habitantes menos cada tres años en Mérida, Cáceres y Badajoz

La lucha por la despoblación en España

Extremadura no forma parte de la conocida como «España vacía», donde sí figuran provincias como Cuenca (con 11,73 habitantes por kilómetro cuadrado), Teruel (con 9,25) y Soria (con 8,74). La región del suroeste de España tiene una densidad poblacional de 26 hab/km2, y algo más de un millón de habitantes. No obstante, en los últimos años se ha observado un fenómeno curioso: el éxodo de población ya no es solo rural, sino que va acompañado por el creciente en los núcleos urbanos. La despoblación aquí amenaza, a pasos agigantados, a las grandes ciudades.

La voz de alarma la da un «sanedrín» de sabios muy particular. Se trata del llamado club sénior, profesionales letrados (exministros, magistrados, catedráticos, filántropos, historiadores, matemáticos…), todos ellos jubilados y representantes de la sociedad civil extremeña, que están remando desde hace años con iniciativas que fomenten el impulso económico y demográfico de su región. La mayoría, como el periodista Julián Barriga, se labraron un porvenir fuera de su tierra y, al regresar, encontraron que «algo había que hacer», por lo que fundaron este club de pensionistas que promueven debates anuales con informes concienzudos sobre la situación que atraviesa la comunidad.

Continuar leyendo “La desertización de Extremadura se extiende del rural al urbano”