2º ESTUDIO DE SEGUIMIENTO DE LA SITUACIÓN DEL FERROCARRIL EXTREMEÑO

Un informe advierte de que el AVE Extremadura-Madrid no estará antes del 2025

El corredor Badajoz- Plasencia sí podría acabar en 2019 excepto el ‘by-pass’ de Mérida. Adif se reafirma en los plazos prometidos y dice que las obras siguen el calendario

 
El viaducto del Tajo en construcción, en una imagen de archivo. - FRANCIS VILLEGAS

El viaducto del Tajo en construcción.- F.V. 

Tendrán los extremeños que seguir esperando la alta velocidad? El Club Senior de Extremadura advirtió ayer de los «primeros incumplimientos» del Ministerio de Fomento en los compromisos adquiridos para agilizar el tren en la región, de forma que según sus previsones las obras para la conexión con Madrid no terminarán al menos hasta el año 2025 y «siempre en la hipótesis de que todo vaya bien». Respecto al corredor Badajoz-Plasencia, apuntan que sí podría estar terminado en el 2019 aunque será necesario trabajar a marchas forzadas.

El Club Senior, que aglutina a profesionales jubilados tras una amplia trayectoria en diversos ámbitos, dieron a conocer ayer su último informe de seguimiento sobre la situación del ferrocarril Badajoz-Madrid. El documento llama la atención sobre varios «elementos de preocupación» que estarían afectando a la última previsión de obras del Ministerio de Fomento, entre ellos el retraso de los trabajos en el viaducto del Tajo o el denominado by-pass de Mérida. Sin embargo, tras conocerse el estudio, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) aseguró que este colectivo «no tiene información actualizada» y se reafirmó en las fechas comprometidas hasta ahora: verano del 2019 para el corredor Badajoz-Plasencia y su electrificación en 2020.

Según explicó el ingeniero Antonio González en la presentación del informe, tras un 2017 «positivo» por la creación del Pacto por el Ferrocarril o la adopción de nuevos compromisos por parte de Fomento como la electrificación de la vía Mérida-Puertollano, de cara al 2018 la sombra del incumplimiento vuelve a planear sobre el tren extremeño.

RETRASOS / En lo que respecta al corredor Badajoz-Plasencia, se refirió a la paralización de las obras del viaducto del Tajo, que deberían concluir en julio, o la rescisión de los contratos relativos al by-pass de Mérida. Sobre estos últimos, cabe recordar que afectan a 17,3 kilómetros de vía correspondientes a los tramos Cuarto de la Jara-Arroyo de la Albuera y San Rafael-Cuarto de la Jara. Fueron adjudicados en el 2014 con rebajas de más del 50% sobre el tipo de licitación, lo que después hizo inviable la ejecución de las obras y ahora obligará a sacarlas de nuevo a concurso tras no haber sido posible llegar a un acuerdo con las contratistas.

A ello se suma la interrupción de obras en dos tramos entre Cáceres y Plasencia debido a la solicitud de modificación de contratos propuestos por las empresas constructoras.

Más allá de la capital del Jerte, González explicó que el tramo Plasencia-Navalmoral de la Mata no estaría terminado en el mejor de los casos antes de 2023, ya que es necesario redactar nuevos proyectos en cuatro tramos para adaptarlos a la normativa actualmente en vigor. Y a todo ello hay que sumar que ya fuera de la región, en el tramo Oropesa-Madrid «hay que empezar de cero» porque los antiguos informes que ya estaban elaborados han perdido su validez.

El estudio informativo para este trazado se licitó en agosto de 2017 y el compromiso era que estuviera contratado antes de final de año, un compromiso que según el club, «no se ha cumplido». A todo esto se suma la incertidumbre por el posible impacto de la prórroga de los presupuestos del Estado, que no permite conocer las previsiones de inversión para este año. Por todo ello, el Club Senior apunta en su informe que será muy difícil que la región pueda tener una comisión de alta velocidad con Madrid antes de los años 2025 o 2026 teniendo en cuenta los plazos mínimos de tramitación que marca la ley y «en la hipótesis de que todo vaya bien». Respecto al corredor Badajoz-Plasencia, estima que sí podría estar terminado en 2019 y electrificado en 2020 o 2021, exepto el by-pass de Mérida que no podría entrar en servicio «al menos hasta el 2023».

MEJOR GESTIÓN / En este contexto, desde el club abogan por mantener la presión en la calle mediante el reclamo de un tren digno, pero también instan a otras instituciones como la Junta a pelear más en los despachos. En este sentido, señalan que no solo es importante disponer de presupuesto para acometer las obras, sino que es necesaria una gestión eficaz de los proyectos (algo que a su juicio «ha dejado bastante que desear en los últimos años»), por ejemplo evitando los contratos adjudicados con bajas «temerarias» porque son inviables.

En respuesta, Adif aseguró ayer a este diario que el informe elaborado por el Club Senior «no tiene información actualizada». Así, señaló que las obras del viaducto del Tajo «están en marcha» y respecto al retraso del by-pass de Mérida, el administrador aclaró que no afectará al calendario que se ha facilitado por parte del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en sus visitas a la región, ya que se incorporará a la línea «con posterioridad». Apunta además que en estos momentos se están redactando los nuevos proyectos.

Por último, respecto al tramo Madrid-Oropesa, Adif aclara que el nuevo trazado aprovecharía el inicio de la línea de alta velocidad Madrid-Sevilla, continuaría por el ramal que conecta por Toledo y seguiría en dirección a Oropesa a través de Talavera de la Reina. Durante 2018 se sacará a información pública y en 2019 se acometerá el estudio de impacto ambiental para posteriormente solicitar la declaración de impacto ambiental.

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.