Noticias

El Club Sénior de Extremadura reclama la formación de un gran pacto social y político que facilite el desarrollo económico de la región, mediante el cual se dé prioridad a una serie de objetivos “realistas y viables” para favorecer el pleno empleo en la generación más joven en el plazo más inmediato.

Así se ha puesto de manifiesto durante el V Foro que ha celebrado la asociación civil extremeña en Garrovillas de Alconétar (Cáceres) y al que asistieron más de un centenar de profesionales de distintas áreas ya jubilados, que aportaron sus “experiencias y conocimientos para impulsar de una forma altruista el crecimiento de Extremadura”.

El presidente del Club, José Julián Barriga, ha destacado que las aportaciones de los miembros nacen de “la pluralidad, la independencia y la libertad” de los componentes, “todos unidos por un sentimiento compartido de impulsar el desarrollo de la tierra en que nacieron y tienen sus raíces”.

A lo largo de las jornadas se dieron a conocer diferentes estudios y análisis sobre la situación extremeña en los aspectos económico, social, agrícola y cultural, aportando sugerencias y soluciones a la problemática actual.

Conforme a ellos, el Club elaboró una propuesta de manifiesto en el que el dato más positivo es el crecimiento de las exportaciones, especialmente en el sector alimentario y productos semifacturados, lo que supone “la cifra más alta de la serie histórica, con un incremento del 14,1 % respecto a 2016”.

Moverse por el tren

También ha sido valorada de manera muy especial la movilización ciudadana para reivindicar un tren digno para Extremadura, demanda a la que presta su “total apoyo”, “convencidos de la sinceridad y de la voluntad de las Administraciones estatal y autonómica de resolver esta demanda del pueblo extremeño”.

El Club Sénior se ha comprometido a hacer un seguimiento técnico de los plazos de ejecución “con el fin de evitar nuevas dilaciones y, en consecuencia, la frustración de la ciudadanía”.

A pesar de algunos “signos positivos y esperanzadores” en el plano económico, los análisis presentados “no ocultan una realidad que se define por el estancamiento de la economía extremeña tanto en sus magnitudes macroeconómicas como en los índices de convergencia con el resto de comunidades”.

En este sentido, el Club Sénior constata que la economía extremeña durante el pasado año no ha logrado disminuir la brecha que separa a Extremadura con el conjunto de comunidades e indica que especialmente “preocupantes” son los datos relativos al empleo y la producción regional, “un año más los más bajos de España”.

Qué nos pasa

En este contexto, el sábado se ha dado a conocer el libro “Qué nos pasa a los extremeños”, un exhaustivo informe elaborado por diferentes técnicos en todos los campos de la actividad extremeña en el que se desmenuzan las carencias actuales y se señalan las oportunidades cara al futuro.

El libro ha sido presentado por Diego Hidalgo Schnur, hombre de negocios y filántropo con estrechos lazos internacionales, y María Ángeles Durán catedrática de Sociología de la Universidad Commplutense, quienes han destacado valor del estudio presentado y la necesidad de que se convierta en “una obra objeto de lectura obligatoria desde las primeras etapas de la enseñanza”.

Estaban presentes el consejero de Economía e Infraestructura de la Junta, José Luis Navarro, y portavoces de los Grupos Socialista y Popular de la Asamblea.

El consejero intervino en los debates para hacer algunas puntualizaciones a los datos de los estudios sobre economía regional, “todos ellos pesimistas”.

Medidores de riqueza

A este respecto, las modernas teorías apuntan a que la evaluación de las riqueza territorial “no debe sustentarse solo en valores de carácter monetario, sino que se deben tener en cuentas aspectos de índole social que son también factores de creación de riqueza”, algo en lo que, según Durán, “Extremadura tiene un extraordinario potencial”.

Desde el Club Sénior han mostrado su “preocupación” por “la resignación” con la que la sociedad y las autoridades extremeñas reciben año tras año “la avalancha de indicadores negativos” sin que se susciten “propuestas sólidas y solventes para variar el rumbo de la economía”.

Por ello, considera de “extraordinaria importancia” llegar a un pacto social y político que facilite el crecimiento y especialmente el pleno empleo de la generación más joven, para lo que proponen promover el emprendimiento empresarial “disminuyendo las trabas burocráticas que a menudo impiden la eficacia de estas políticas”.

En un plano más concreto, señala la necesidad de profundizar en los planes estratégicos de industrialización de Extremadura, “comenzando por facilitar la máxima transformación de los productos agroalimentarios”.

Además, para frenar la despoblación y el envejecimiento de muchas zonas rurales de la región, fenómeno que se extiende a otras zonas, sugiere el estudio de políticas de ordenación territorial en aras de una mayor eficacia en la prestación de los servicios públicos.

Por último, el Club ha hecho un llamamiento a las fuerzas políticas extremeña para que, ante las cercanas convocatorias electorales, elaboren “con realismo y ambición sus programas a fin de acelerar los procesos de convergencia de la región con el resto del país” pues “Extremadura no puede seguir esperando eternamente”. 

Noticias

Miguel del Barco, ayer en la basílica de Santa Eulalia. :: J. M. Romero/

La basílica de Santa Eulalia acogió ayer este acto, al que acudieron muchos fieles, y que estuvo presidida por el Arzobispo Celso Morga

 Decenas de personas se congregaron ayer por la tarde en la Basílica de Santa Eulalia para asistir a un acontecimiento especial. La primera Misa polifónica en honor de san José María Escrivá, fundador del Opus Dei, compuesta por el prestigioso organista extremeño, compositor y catedrático del Real Conservatorio de Música de Madrid, Miguel del Barco Gallego. La celebración estuvo presidida por el Arzobispo de Mérida-Badajoz, Monseñor Celso Morga. Mañana será en la Catedral de Badajoz, a las 12 horas, y también presidida por Celso Morga.

La Misa Polifónica compuesta por el profesor Miguel del Barco, para voces mixtas y órgano, contiene las partes fijas de la Santa Misa: Kyrie, Gloria, Credo, Sanctus y Agnus Dei. La Antífona de Entrada, Aleluya y Antífona de Comunión son de la Memoria litúrgica de san José María Escrivá.

Los primeros pasos documentados de san José María Escrivá en Extremadura se remontan al mes de junio de 1934. Entonces se alojó en el Hotel Iberia de Plasencia. Escribió desde allí el primer documento de su puño y letra desde tierras extremeñas: una carta a sus hijos espirituales alentándoles a perseverar en la oración. Desde Plasencia se trasladó a Béjar, para acompañar a su hermano Santiago, con ocasión de unos exámenes que este tenía que realizar.

Miguel del Barco es catedrático de órgano. Desde 1975 ha ocupado la Cátedra del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, centro del que ha sido director durante veinticinco años. Ha sido presidente de la Asociación Española de Centros Superiores de Enseñanzas Artísticas y académico de número de Real Academia de Extremadura. Es Premio Nacional del Disco del Ministerio de Cultura, y entre otros reconocimientos ha recibido la Medalla de Oro del Real Conservatorio de Madrid.

Noticias

En Madrid, en el Hogar Extremeño de la Gran Vía, se ha presentado el libro original de nuestro compañero en el Club Senior, Jorge Gruart Vila, con el título “El dios de la lámpara”, editado por la Editorial Kinnamon. La sede de los extremeños en Madrid se hallaba abarrotada de público que, al finalizar la presentación, entabló coloquio con el autor.
La novela es una trama, en parte biográfica, en la que se narran los distintos avatares que rodean al mundo del corcho y del alcornoque, una de los productos en los que Extremadura es puntera en los mercados mundiales. “El mundo del corcho -dice el autor en la contraportada- , las intrigas y las apetencias internacionales desarrolladas dentro de su amplísimo contorno y, por supuesto, la vinculación directa de mi familia en este sector, han proyectado ante mí un extenso campo en el que desarrollar toda una vida de novela”.
La sesión contó con la intervención del vicepresidente del Hogar Extremeño Juan Francisco Rivero y de la reconocida enóloga y miembro del Club Senior Isabel Mijares. Jorge Gruart e Isabel Mijares aprovecharon la oportunidad para reivindicar la excelencia de los productos extremeños y la necesidad de reforzar la acción comercial en los mercados internacionales.

Noticias

MARIA ANGELES DURAN RECIBE EL PREMIO NACIONAL “CLARA DE CAMPOAMOR”

En el salón de actos del Ayuntamiento de Madrid se ha entregado, con motivo del Dia Internacional de la Mujer, el premio XIII Clara Campoamor a nuestra compañera en el Club Senior de Extremadura y catedrática de Sociología, María Ángeles Durán Heras. El acto institucional organizado por el Ayuntamiento de Madrid contó con la presencia de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y Celia Mayer, delegada de Políticas de Género y Diversidad, junto a Rita Maestre, portavoz del Gobierno Municipal; Beatriz Elorriaga, concejala del Grupo Municipal Popular; Begoña Villacís, portavoz del Grupo Municipal Ciudadanos, y Purificación Causapié, portavoz del Grupo Municipal Socialista y en el que las representantes de todos los grupos municipales han tomado la palabra.

En su intervención, Carmena se ha referido al papel histórico desempeñado por las mujeres en contra de la violencia: “La violencia no es rentable, la violencia es lo que realmente está haciendo que sea cada vez más difícil el desarrollo armónico del mundo que necesitamos, y los valores de antiviolencia los tenemos las mujeres, la cultura de la mujeres”, ha asegurado. Y ha añadido: “Hemos sido las mujeres, históricamente, las que hemos luchado contra las guerras, las que hemos sabido que nunca había una causa para que una persona muriera a manos de otra”.

En el acto se le ha entregado el premio XIII Clara Campoamor a la catedrática de Sociología María Ángeles Durán, por su trayectoria de lucha por los derechos de las mujeres. Mª Ángeles Durán Heras, pionera en la investigación social sobre el trabajo no remunerado, la situación social de las mujeres y su entorno laboral y familiar, la economía de la salud y la desigualdad en el uso del tiempo. En 1982, se convirtió en la primera mujer que consiguió una cátedra de sociología en España. Fue una de las primeras investigadoras que realizó trabajos sobre feminismo en el mundo académico español.

En 1979 fundó y dirigió el Seminario de Estudios de la Mujer de la Universidad Autónoma de Madrid, el primer instituto universitario de estudios de la mujer creado en España.

Noticias

Como viene siendo habitual en las vísperas de Navidad, los miembros del Club Senior de Extremadura residente en Madrid se reunieron el pasado jueves, día 30 de noviembre, en una cena de amistad a la que asistieron veintidos seniors, entre ellos las directivas del Club Pilar Perez Breña y Sali Guntín y el presidente del Club, José Julián Barriga Bravo. Estuvieron también presentes los coordinadores del Informe General en las áreas de Macroeconomía, Manuel Martín y de Infraestructuras, Norberto Diez.

Durante la reunión se informó de los preparativos del próximo Foro de Debates que se celebrará entre los días 20 al 22 de abril próximo en Garrovillas de Alconétar y del programa de ponencias e intervenciones.

Los reunidos debatieron sobre el resultado de la manifestación celebrada en Madrid para reivindicar un tren de altas prestaciones y sobre la situación que atraviesan los proyectos de construcción de las nuevas infraestructuras ferroviarias. En este sentido se informó de un próximo encuentro que celebrará el equipo del Club Senior que hace el seguimiento del proceso de construcción del nuevo ferrocarril con directivos de la Consejería de Agricultura y Territorio de la Junta de Extremadura.

Noticias

tren ave

CONFIESO que este servidor debería estar hoy en Madrid. El sábado 18-N de 2017 pasará a nuestra pequeña historia regional como el gran día de la «movilización por un tren digno». Que ya es raro, con lo que le ha costado a Extremadura abandonar el lamento sufrido y casi silencioso reducido al «a vé». Ya es más que hora de abandonar la retórica y dejar atrás el secular «espíritu desunido que anima a los extremeños», para sustituirlo por algo mucho más de nuestros días, como unirse para llenar el cielo de Madrid «de banderas verde, blanca y negra», al tiempo que «nuestras voces se alzan» gritando y reclamando de una vez «un tren digno para Extremadura», que ya va siendo hora. Decía que debería estar en Madrid, después que este escribidor lleva casi un cuarto de siglo reclamando eso mismo, no digo que en solitario pero casi, sin recibir más respuesta que alguna larga cambiada o el silencio. Sin embargo, un acontecimiento familiar, con la llegada de una personita que acaba de asomarse a este perro mundo y será bautizada ese día, me impone la grata obligación de estar en aquel mi pueblo del norte extremeño que arropan las montañas del Valle del Árrago. Pero no duden cuantos acudan a la manifestación que mi espíritu estará con ellos.

Tal vez algunos de las generaciones más jóvenes crean que el problema de las comunicaciones –de las malas comunicaciones, habría que decir– en Extremadura es un problema reciente. Pero no: es un problema que viene arrastrado de antiguo y al que aquí se le ha ido plantando cara, aunque sea con retraso respecto al resto de España. Y me estoy refiriendo fundamentalmente al transporte por carretera, que al cabo del tiempo ha ido mejorando hasta situarse en los niveles medios de otras comunidades autónomas: por más que algunos vean casi como una ofensa que las dos capitales de provincia no estén unidas por una autovía. El problema puede ser discutible: aunque con los actuales niveles de tráfico, determinados tramos de esa carretera Badajoz-Cáceres sí piden cuando menos alguna reforma.

Cuestión distinta es la que se plantea en el ferrocarril y la línea aérea. Lo del ferrocarril clama al cielo. Desde hace años se vienen haciendo promesas, sistemáticamente incumplidas. Recuerdo una visita de Álvarez Cascos a Badajoz en sus tiempos de ministro de Fomento y el rebote que se cogió ante las preguntas de un grupo de periodistas referidas precisamente a las promesas en torno al ferrocarril, que no pasaban de eso, palabras. Pues imagínense el agua que ha pasado bajo los puentes de Tajo y Guadiana desde entonces… y ahí siguen nuestros ferrocarriles, dando que hablar mucho y todo mal. Porque lo que se ha venido haciendo son obras aisladas, algunas de las cuales parecen no responder a un proyecto acabado, lo cual explicaría que a estas alturas de la película sigamos sin saber cómo, ni cuándo, ni por dónde llegaremos a Madrid en ese tren digno que cientos o miles de extremeños reivindican hoy en la capital del Reino. Y no será porque el actual ministro Íñigo de la Serna no se esté empleando a fondo para hacer creíble el proyecto, aunque falte una definición clara de si hablamos de alta velocidad o de velocidad alta y hasta de cuál vaya a ser el recorrido definitivo de la línea y cuándo estará completa. Nuestros gobernantes no deberían desperdiciar una ocasión como hoy para poner negro sobre blanco los detalles de lo que van a ser los transportes ferroviarios del futuro en Extremadura, tanto de personas como de mercancías.

Porque lo del Eje 16 es otra historia que no se puede dejar de lado. Tradicionalmente, Extremadura fue exportadora de su abundante producción agraria, casi toda ella en bruto, sin ninguna transformación. Los que ya van teniendo años recordarán los camiones cargados de cerdos cebados camino de Dios sabe dónde. Y digo cerdos como podía decir corderos, tomates, tabaco, cereales y otros productos agrarios sin elaborar o con un tratamiento primario, que siguen siendo en buena parte nuestra asignatura pendiente. Por supuesto que hay industrias punteras que se han abierto al mundo, haciéndose acreedoras de apoyo y admiración; pero se cuentan con los dedos de una mano.

Algunos pesimistas hablan de Extremadura como si aquí nunca se hubiera hecho nada. Y no es cierto. Los llamados en su momento «Plan Badajoz» y «Plan Cáceres» de los años 40 y 50 del pasado siglo posibilitaron los regadíos actuales. Algunos no han hecho más que denostarlos. Pero ¿se imaginan hoy Extremadura sin ellos? Lo que pasa es que en esta tierra se han hecho cosas mirando más al pasado que al futuro. Hasta nuestra Universidad, surgida ya en la década de los «setenta», no sólo nació dividida, sino que parte de ella miraba más al pasado que al futuro tecnológico que se nos venía encima. La emigración masiva de los años sesenta y siguientes no cesó, sino que cambió de signo: en vez de dirigirse a otros países europeos se encaminó a las regiones españolas en las que se propició un desarrollo industrial, como fue el caso del País Vasco y Cataluña, en tanto gran parte de las otras regiones se quedaban a la luna de Valencia. ¡Como para que encima tengamos que escucharles a algunos de estos «morruts» la cantinela de que «España nos roba»!

Extremadura se viene encarando al grave problema de pérdida de población. Y se entiende, dado que tuvo y sigue teniendo el mayor nivel de paro; y tuvo y sigue teniendo el índice más bajo de renta per cápita. Supongo que alguna responsabilidad tendrán en esta situación los sucesivos gobiernos de España, tanto de un signo político como de otro. Claro que alguna responsabilidad tendrán también, digo yo, los varios gobiernos extremeños de los últimos veinticinco años. De modo que muy bien gritar hoy todos en Madrid «por un tren digno», al que tenemos derecho: pero sin olvidar que –como dirían en mi pueblo– «nos queda el rabo por desollar»: menos pérdida de población, menos índice de paro y mayor nivel de renta.

Noticias

Se avecinan de nuevo tiempos de borrasca territorial y deberíamos afrontarlos con unas cuantas ideas claras para que los grandes debates nacionales no acallen las reivindicaciones legítimas de los extremeños

 

Hace unos días, en Trujillo, un grupo de personas reflexionaban sobre las consecuencias que tendría para Extremadura la situación de grave crisis política que sufre en estos momentos España. Y lamentaban que siempre que España ha sufrido convulsiones territoriales, los extremeños hemos salido perjudicados. Por una razón simple: el Estado, es decir España, en los tiempos que se avecinan, precisa y precisará concentrar toda su energía, y también sus recursos, en tratar de solucionar los desastres causados por las contiendas territoriales que los movimientos independentistas de Cataluña han provocado en el resto de las Comunidades. No olvidemos que, además de las incertidumbres políticas, la crisis institucional tendrá también un indudable costo económico para todos los españoles. A los reunidos en Trujillo, todos ellos de muy amplia experiencia en años y en responsabilidades, no se les ocultaban los riesgos que la confusión de los tiempos presentes produciría en los procesos de desarrollo y de bienestar de los extremeños, que habitan un territorio que necesita de la solidaridad económica del resto del Estado. Continuar leyendo “EXTREMADURA ANTE EL ‘VOLCÁN’ TERRITORIAL DE ESPAÑA – J.J. Barriga”

Noticias

AUSENCIA

Esta pena que guardo en el costado, 
que me siembra en el alma la amargura, 
es el viejo dolor de un desterrado 
que llora sin cesar su desventura.
Duele tanto la ausencia de mi tierra,
de sus plazas, de sus calles, sus trigales… 
Hoy el viento me trajo de la sierra aromas 
tan del sur, primaverales. 
Y recordé los campos del secano 
llovidos por la luz, resplandecientes. 
Y el fuego desangrado del verano. 
Y el olor candeal del pan caliente. 
Y recordé los montes, a lo lejos, 
sus graves y azuladas serranías. 
Y recordé la plaza de los viejos 
desgranando en el sol melancolías. 
Vi el castillo y la torre y las cigüeñas.
Y el lento caminar de un jornalero
que vuelve del trabajo. 
Y las pequeñas golondrinas azules del alero.
Y los niños corriendo de la escuela. 
Y madre restregando en la cocina. 
Y una vieja que llora y se consuela 
en la voz fraternal de la vecina. 
Y aquel burro tirando del arado 
sobre la mano abierta de la tierra. 
Y un galgo que dormita recostado 
al frescor de un zaguán que nadie cierra. 
Y recordé la mano del amigo tendida 
y generosa en el abrazo. 
Y la voz temblorosa de un mendigo 
que guarda la limosna en el regazo. 
Y recordé las noches invernales 
al calor de la lumbre o el brasero. 
Y los cálidos besos maternales 
que ahuyentaban los monstruos del perchero. 
Y recordé los prados. Y las fuentes. 
Y el tibio despertar de la mañana. 
Y le hablé de mi tierra y de mis gentes 
al viento que hoy pasó por mi ventana. 
Le dije de la pena en mi costado 
que me siembra en el alma la amargura, 
que es el viejo dolor de un desterrado 
que siente que le falta Extremadura.