Jóvenes extremeños, en situación de emergencia

Si fuera cierto, y parece serlo, que el 50% de los jóvenes extremeños están en riesgo de pobreza, toda Extremadura debiera ponerse en situación de alerta. Si fuera cierto, y la estadística oficial lo avala, que Extremadura es la comunidad con mayor tasa de paro juvenil, y que nuestros jóvenes están emigrando en masa, nadie podrá razonablemente culpar de sensacionalistas o de pesimistas a quienes, hace unos días, en Olivenza, se alarmaron ante la situación de emergencia en que vive una parte importante de la sociedad extremeña. Lo del paro de los jóvenes, su emigración masiva, lo del riesgo de pobreza en que vive la mitad de nuestros jóvenes, no lo dijeron los socios del Club Senior de Extremadura.

Lo dijo un equipo de investigadores de tres universidades que, además, pusieron de relieve la insensibilidad, la «invisibilidad», con la que la sociedad extremeña trata, mejor dicho, olvida, la tremenda situación de desamparo de la juventud. Por no tener, no tenemos ni estadística solvente sobre la terrible oleada de emigración forzada de nuestros jóvenes.

Ante esta situación nadie podrá objetar que los viejos se ocupen del futuro de sus nietos, como lo hicieron probablemente del de sus hijos. Lo que no parece tan normal es que los viejos, y si no viejos, al menos los que han cumplido su ciclo profesional más activo, se conviertan en reivindicadores de un mejor futuro de sus nietos. Sorprende que seamos los mayores agrupados en el Club Senior quienes, si no los únicos, seamos al menos los más insistentes en revelarnos contra la situación de injusticia en la que viven nuestros nietos. Ocurrió hace unos días en Olivenza dentro del VI Foro de Debates del Club Senior de Extremadura. Quienes en el futuro quieran conocer los datos más solventes sobre las características de la emigración de los jóvenes extremeños, su difícil emancipación, la ausencia de jóvenes en los núcleos rurales, los problemas de la sobrecualificación a la hora de búsqueda de empleo, los saldos emigratorios interautonómicos, la tasa de paro de larga duración, el desempleo post-juvenil, el difícil, por no decir imposible, regreso de los jóvenes emigrados, no tendrá más remedio que acudir al Informe sobre la Juventud extremeña, encargado y publicado por el Club Senior de Extremadura.

En el Sénior estamos ya acostumbrados a pechar con una cierta fama de «cenizos» o de «voceros» de las desgracias extremeñas. Todo ello porque, año tras año, el Club Sénior de Extremadura elabora y publica un informe general en el que se evalúan los datos de la economía y de la situación social de la región. Y, para desgracia de todos nosotros, año tras año, «lo nuestro» no mejora, o lo hace a ritmo tan lento que resulta extenuante imaginar cuándo Extremadura será convergente con el resto de España. ¿Somos pesimistas? ¿O son ellos resignados, indiferentes o incluso irresponsables?

En el Club Sénior nos obligamos a plantear soluciones e iniciativas de mejora después de cada diagnóstico, convencidos de que no existe mejor antídoto contra el pesimismo, que la actitud proactiva y positiva para colaborar en la solución de cuanto se denuncia.

Por ejemplo, el Informe General que cada año elabora y publica el Sénior está repleto de iniciativas para combatir el bajo nivel industrial de la región, el escaso desarrollo empresarial, el exceso de burocracia, la mínima transformación de las producciones agrarias y ganaderas, la injusta desproporción entre la producción de energía eléctrica y el consumo sin recibir ninguna compensación por ello, el retraso en las previsiones sobre las alternativas a Almaraz. Y por supuesto se señalan y se festejan los buenos resultados: el crecimiento del turismo y de las exportaciones.

En Olivenza, hace unos días, como antes lo hicimos en Guadalupe, Alange, San Martín de Trevejo, Jerez de los Caballeros, Garrovillas de Alconétar, nos dividimos en grupo profesionales para tomar el pulso a la realidad extremeña. Nos obligamos a mirar las cosas con visión profesional e independiente. Quienes han dedicado su vida a la economía, estudian las grandes cifras macroeconómicas de la región. Equipos de técnicos elaboran los capítulos de agricultura, industria y de energía; expertos en infraestructuras estudian las situaciones de las comunicaciones. Lo mismo hacen otros profesionales en materia de políticas sociales, cultura, turismo. En total, cada año, un informe de no menos de cien páginas con el retrato real y sincero de cómo nos ha ido en cada uno de estos capítulos.

¿Cómo nos ha ido en 2018? El prólogo del Informe se titula ‘continuidad… continuismo…’ y en él se dice que, al ritmo que evoluciona la economía extremeña, seguiremos condenando a nuestros jóvenes a la emigración forzosa.

Muchos se preguntarán para qué sirve el esfuerzo de este grupo tan singular de gente experimentada que se prohíbe recibir subvenciones públicas o privadas y que una vez año se reúnen para reflexionar y debatir sobre su tierra.

Sirve, por ejemplo, para poner en el escaparate de la actualidad la realidad social y económica con el único objetivo de colaborar a mejorarla. Sirve también o, al menos eso creemos, para denunciar la apatía y la resignación de la sociedad extremeña y para señalar que la responsabilidad para corregirlo nos corresponde a todos, comenzando por quienes tienen mayor conocimiento e influencia. Y sirve para decirles a los representantes de las instituciones públicas que la situación por la que atraviesan los jóvenes extremeños es de auténtica emergencia.

Jose Julian Barriga

Presidente Club Senior Extremadura

One comment

  • Estoy en todo conforme, la situación está sostenida por los padres, una cierta resignación, y finalmente , en muchos casos por la esperanza que se dilata a los límites razonables hasta que ya no es posible más, y se resuelve con la diáspora , a veces no sólo llevándose a los hijos, sino que, incluso separando a parejas, obligandolos a estar lejos y solos, en fin, la pera!.

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.