Guadalupe y Extremadura

FESTIVIDAD DE LA PATRONA

Como cada año, cuando se acerca la festividad de nuestra patrona la Virgen de Guadalupe, se remueve dentro de mí algo que hace que me acuerde de la anomalía que supone que tengamos una patrona de Extremadura, con un gran monasterio histórico, donde la ciencia médica tuvo mucho que ver en los avances científicos de la época medieval, situado en un pueblo extremeño, Guadalupe, que también tuvo relación con la conquista de América, a donde llegaron los primeros indios venidos a España y, sin embargo, siga perteneciendo a la Archidiócesis de Toledo, junto a otros cuantos pueblos extremeños.

Este recuerdo este año me viene con antelación al leer esta mañana en el Periodico Extremadura la noticia-rumor, que nuestro obispo de la Diócesis de Coria-Cáceres, Francisco Cerro, podría ser nombrado Arzobispo de la Archidiócesis de Toledo.

Si esta noticia se confirmara, traería la esperanza a Extremadura, de que el Vaticano decidiera, de una vez por todas, que nuestra patrona tuviera su residencia en Extremadura, su casa, y la de todos los extremeños, como por lógica debiera haber sucedido hace ya años.

Extremadura entera lo viene reclamando desde hace tiempo y la Junta de Extremadura lo ha exigido, pero no con la firmeza que el fin de este anacronismo merece. Nuestra patrona es extremeña y debe tener su casa en una sede episcopal de la tierra que la eligió como patrona y Reina de la Hispanidad.

Va siendo hora que los extremeños abandonemos la pasividad que nos caracteriza y, aunque hayamos perdido en los últimos años a grandes defensores de este derecho, todavía quedan otros que sabrán exigirlo, como la Asociación Guadalupex, a la que pido no cesen en su lucha por este derecho.

Eusebio Rodríguez

Cáceres

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.