DocumentosEconomía/Social

En estos días de finales de enero en distintos medios de comunicación se escribe y habla mucho del fenómeno de la desigualdad social, hasta en el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza claro, ironías de la vida, se ha tratado el tema. Las cifras que se manejan son escandalosas y aunque no sean del todo exactas indican la magnitud del problema. Así se dice que los 85 más ricos del mundo suman tanto dinero como 3.500 millones de pobres o que la riqueza que se esconde en los paraísos o refugios fiscales es de unos 24 billones de euros. En España la riqueza conjunta de las 20 mayores fortunas equivale a los ingresos de 9.500.000 de los más pobres del país, por lo que ocupamos el segundo lugar en la Unión Europea, detrás de Letonia, en razón a desigualdad social. Lo que aquí nos ocupa es la desigualdad entre las distintas comunidades autónomas de España, y cómo se podría mejorar esta situación en el caso concreto de Extremadura.

La desigualdad en renta por habitante (“per cápita) entre las regiones españolas ha aumentado en estos seis años de crisis. Está claro que la recesión, la política de austeridad y los recortes perjudican más a los más débiles. Sobre la base de España igual a 100, el País Vasco, que es la primera en la clasificación está en 135 y Extremadura, que es la última, está en 70 que traducido en dinero equivale, en números redondos, a 31.000 y 16.000 euros por persona, respectivamente, a pesar de que la población extremeña ha seguido bajando durante dicho periodo. Diferencias análogas se dan con  Madrid, Navarra y Cataluña, por la parte alta de la tabla, respecto a Andalucía y Castilla la Mancha por la parte baja, cuyas posiciones parecen ya endémicas e irreversibles y no solo por la renta sino por las cifras del empleo, nivel educativo, desarrollo industrial y tecnológico o en servicios sanitarios y sociales. Continuar leyendo “Extremadura: objetivo 2020 – Pedro Martín Ruiz”