Economía/Social

SECTORES ESTRATÉGICOS DE FUTURO 

Consideraciones generales.

Dado los antecedentes de los últimos cincuenta años, Extremadura no puede o no sabe reducir la diferencia negativa en relación con la media de desarrollo nacional. Es más, en estos tres últimos años nos estamos alejando del índice de convergencia, de modo que lo que está sucediendo es un proceso de divergencia cada vez más acentuado. En 2016 España creció el 3,2 del PIB y Extremadura el 2%, y en el presente, según las previsiones, vamos por el mismo camino.

Las instituciones y la sociedad civil, en general, tienen que movilizarse y exigir a las administraciones del Estado y a la Unión Europea un plan de choque con inversiones públicas y fomento de las privadas, mediante la aprobación de incentivos para la instalación de empresas en la región.

Continuar leyendo “SECTORES ESTRATÉGICOS DE FUTURO – Pedro Martín Ruiz”

Economía/Social

(TERCER INGREDIENTE DEL RETRASO DE EXTREMADURA)

LA lucha de poder desatada en la Cámara de Comercio de Badajoz, y que de modo tan fehaciente se ha descrito en las páginas de este periódico, es para este modesto observador de la vida extremeña un excelente ejemplo del tercero de los elementos que mejor representan el estado de la Comunidad y explican su escaso desarrollo y dinamismo. Las otras dos razones que a mi juicio revelan su retraso económico, y por lo tanto social, son, en primer lugar, el lastre histórico que en todos los órdenes padece la región; en segundo lugar, la deficiente gestión política y administrativa que han realizado sus dirigentes y, en tercer lugar, y este es el motivo de este comentario, la extraordinaria endogamia que soporta la sociedad extremeña en todas sus manifestaciones. Son, pues, y probablemente por este orden, los factores retardatorios del bienestar de los extremeños que determinan que Extremadura sea la región con más paro (EPA) y con menor PIB per cápita (INE).

En resumidas cuentas, las revueltas ocurridas en la Cámara de Comercio de Badajoz para ocupar la presidencia, y la sorprendente y escandalosa apelación al poder político para que medie en un conflicto que solo atañe a la sociedad civil, tienen todos los ingredientes que definen a las sociedades primitivas, integradas por castas, bien sean políticas o familiares, que monopolizan el poder y la influencia, y en cuyo ecosistema prosperan todos los comportamientos que obstaculizan el progreso: clientelismo, tráfico de influencia, nepotismo, enchufismo, etc.

Con frecuencia, para mejor entender cualquier fenómeno público en la región es imprescindible conocer previamente el «linaje» de los protagonistas. De lo contrario, se puede errar en el diagnóstico y en la valoración de cualquier suceso. Los ejemplos son innumerables, pero el de la Cámara de Comercio de Badajoz sirve extraordinariamente para lo que el comentarista trata de reflejar: una familia que, desde tiempo inmemorial, con la anuencia del poder político, protagoniza la representación empresarial extremeña trata ahora de mantener, en tercera o cuarta generación, el feudo. Y ‘a mayor abundamiento’, a la parte que se considera perjudicada no se le ha ocurrido mejor sistema de defensa que recurrir o invocar el auxilio político de la Junta.

En tiempos hubo en Cáceres un gobernador civil que en su ancianidad escribió unas memorias políticas, cuya lectura he recomendado siempre porque describen con bastante agudeza cómo era la sociedad cacereña en aquellos años de miseria social y económica. El gobernador -lo de gobernador en aquellos tiempos era materia bien importante- nació en Noez, provincia de Toledo. Aquel buen señor, como era habitual en la época, barrió para sus lugareños hasta el extremo de que el Ministerio que durante largos años regentó era conocido como el «arca de Noez». Extremadura está llena de «arcas de Noé». En las Diputaciones, en la Junta, en toda la fauna de organismos administrativos, en los partidos políticos, en las entidades de todo signo, existen «linajes» familiares o políticos. ¡Qué decir de las antiguas Cajas de Ahorros! He contado ya el caso de aquel ejecutivo extremeño que dejó de confesarse con un determinado clérigo porque en cada confesión le acosaba con peticiones de empleo para sus deudos o familiares. O aquel individuo que todavía no se ha recuperado del aturdimiento de cuando quiso interponer un determinado asunto judicial, y tuvo que renunciar, porque en todas las instancias tenía presencia, por la vía familiar o de amistad destacada, el poder administrativo contra el que pretendía litigar. Al igual que para entender los organigramas de los partidos previamente alguien te tiene que contar las relaciones sentimentales de los protagonistas.

Son anécdotas que describen la categoría de la sociedad hegemónica extremeña. Por todo ello el que uno de los «linajes» de más dilatada e ineficiente trayectoria representativa trate de perpetuarse, no debiera sorprendernos, pero al que le suscribe le sirve para reafirmarse en su tesis de que una de las razones que mejor explican el atraso de Extremadura es la deficiente calidad de sus instituciones cívicas o ciudadanas. Se nos va el tiempo y se nos van las energías culpabilizando a los políticos de todos nuestros males bien sea arrastrados desde siglos o provocados por ellos mismos. Y, sin embargo, apenas se repara en la responsabilidad que tienen la propia sociedad y los ciudadanos. Hace unos días, en Jerez de los Caballeros, la suerte me situó junto a unos de los empresarios más notables de la Comunidad compartiendo unos «garbanzos guisados», que tan brillantemente han sido glosados en estas páginas recientemente. Fui yo quien alabó la trayectoria industrial de aquel empresario de éxito. Pero lo hice para señalar la rareza de su caso, de cómo, cuando tratamos de reseñar sucesos empresariales de relevancia, no agotamos los dedos de ambas manos. ¿Qué responsabilidad tienen las corporaciones empresariales de la región, las Coebas y las Creex, las Cámaras de Comercio, incluso los Colegios Profesionales, en el retraso económico y empresarial de la región? La preponderancia de lo público en Extremadura, la escasa y frágil sociedad civil extremeña (aquella que no se sustenta en los recursos públicos) no son más que consecuencia de ese triple legado que al principio de este comentario señalaba: lastre histórico, deficiente gestión política y sociedad endogámica.

El desarrollo y el bienestar de una sociedad se miden por la pluralidad y fortaleza de sus instituciones sociales y, en sentido contrario, el atraso secular de cualquier territorio es solo atribuible a sociedades pasivas, endogámicas, en las que los diferentes grupos organizados no asumen su propia responsabilidad en los procesos de modernización y de desarrollo. Como muy probablemente haya sucedido en los últimos cuarenta años con las corporaciones empresariales extremeñas.

JOSÉ JULIÁN BARRIGA BRAVO

Economía/Social

Hay que mejorar el empleo juvenil reforzando los módulos de informática en la FP.- José Marcelo Muriel

Todas las fuerzas «representativas» de Extremadura; políticos, organizaciones empresariales y sindicales, se están volcando en movilizar a la población para presionar al gobierno central para que se aceleren las inversiones en la mejora de las comunicaciones ferroviarias de la región. Las primeras palabras de la recién nombrada secretaria regional de CCOO han ido en esa dirección, eso si, después de pedir la derogación de la Reforma Laboral, y proponer la industrialización con medios públicos de la Región.
Hace unos días tuvimos la suerte de escuchar en el Foro Senior de Jerez a los dos empresarios mas importantes que tenemos en Extremadura; Atanasio Naranjo y a Ricardo Leal. Ninguno de ellos reivindicó la imperiosa necesidad de la llegada de este ultramoderno ferrocarril, y seguro que serían los mas beneficiados de ello. Por el contrario, ambos nos hablaron de la importancia del esfuerzo personal, de la necesidad de salir de las zonas de confort que tienden a aletargarnos, de asumir riesgos, en una palabra, de dejar de quejarnos y ponernos a trabajar.
En el siglo XIX la mayor parte de las líneas ferroviarias fueron de iniciativa privada. Ante la decisión de Badajoz de comunicarse con Madrid por Ciudad Real, (ahora ha estado a punto de suceder algo parecido), el empresario afincado en Cáceres Segismundo Moret, junto a otros empresarios portugueses construyeron la línea que pasa por Cáceres, llamada «la ruta corta» por que tiene 80 kms menos entre Madrid y Lisboa. Quiero resaltar que salvo el uso que Moret le dio al ferrocarril para sacar los fosfatos de Aldea Moret, y los portugueses y rayanos para sacar el corcho semielaborado para otras regiones, el ferrocarril no sirvió entonces para industrializar Extremadura.
Lo mismo ha pasado con las comunicaciones por carretera. Recuerdo que en el año 1995, una periodista de El País, escribía: «El puerto de Miravete ha dejado de ser hoy mi obstáculo entre Castilla y Extremadura. El príncipe Felipe inaugurará hoy los dos túneles, de algo más de un kilómetro de longitud, que cruzan la sierra de la Parrilla, a poca distancia del parque natural de Monfragüe. Con la entrada en servicio de este tramo se culmina la conversión en autovía del trayecto Madrid-Badajoz-Portugal: 400 kilómetros, algo más de tres horas de conducción, casi la mitad de lo que costaba hace unos años». Pero, ¿para qué desarrollo económico hemos utilizado esa infraestructura? También se dijo entonces, como ahora, que nuestro retraso económico se debía a las malas comunicaciones.
Pocos años después, en mayo de 2015, otro periodista escribía: «El día de ayer será recordado por muchos como una fiesta. Fomento puso ayer en servicio el último tramo de la autovía Ruta de la Plata, que durante la época romana fue conexión fundamental del norte y el sur peninsular por el oeste. Conforme avanzaba la conquista cristiana, este itinerario se consolidó como eje principal de peregrinación hacia Santiago de Compostela desde el sur». ¿Cómo hemos aprovechado los extremeños estas nuevas infraestructuras? Una cosa sí es cierta, ya no sube el ganado por los caminos de transhumancia hacia Castilla, ya lo hacen mas cómodamente en camiones. Pero los cerdos se siguen matando en Salamanca y los corderos en Burgos.
Nuestro problema es mucho mas profundo y no se va a resolver con un tren que comunique Badajoz y Madrid en tres horas. Nuestro problema, como lo apuntaron algunos de los intervinientes en el Foro de Jerez, es un problema cultural y educativo. Cómo sino se puede explicar que, una región con un paro juvenil tan elevado, seamos también los campeones en abandono escolar. Cabría preguntarse, ¿para qué han dedicado patronal y sindicatos esos cuantiosos fondos de formación?
Una de nuestras propuestas para mejorar el empleo juvenil es la de reforzar los módulos de «Programación-Informática» en la FP, porque es un sector que está demandando mano de obra y los titulados salen todos empleados. Otro asistente al Foro con conocimientos sobre el tema nos comentó que muchos de los módulos de esta materia actualmente ofertados no llegan a cubrirse, y que si empiezan 15 alumnos, terminan solo 8. Todo ello es síntoma de que algo muy grave está pasando en esa juventud de la que hablamos constantemente.
Trayendo a colación de nuevo a nuestro insigne Ortega «Si España (Extremadura) quiere resucitar es preciso que se apodere de ella un formidable apetito de todas las perfecciones». No parece que por los datos, salvo honrosas excepciones, haya muchos extremeños dispuestos realizar el esfuerzo necesario para alcanzar esas perfecciones.
Nos tendremos que preguntar las razones de todo ello y atacar el problema en su raíz, no vaya a ser que llegue el tren de altas prestaciones y nos siga trayendo, solo eso, mas «prestaciones de desempleo».

Economía/Social

Contra la agricultura química

JUAN SERNA MARTÍN
El histórico fraude del aceite de colza, unido a otras adulteraciones continuas en productos alimentarios -vinos, leche, carnes, etcétera-, abre cada día más las puertas -según el autor- a un nuevo modelo agrario: el de la agricultura biológica, modelo que se encuentra implantado ya en diversos países de Europa y en EE UU, aunque todavía salvajemente ignorado por la política agraria española.

El estado de alarma entre los consumidores de este país está llegando a tales extremos, en lo que a alimentación se refiere, que parece llegado el momento de poner freno al salvaje desarrollo de la altura química en un país en el que la dependencia tecnológica y energética en el sector agrario alcanza límites indefendibles ya, ni tan siquiera desde enfoques puramente productivistas. Y no digamos si la cuestión se analiza desde la perspectiva del impacto que tal modelo está reportando, en suelos, aguas, fauna y en los mismos productos alimentarios finales en los que debería ir concentrado el pretendido beneficio. A estas alturas de la revolución verde nadie ignora que lo que suelen concentrar muchos productos agrarios, más que beneficios económicos por incrementos productivos, es un alto grado de toxicidad que hasta la Organización Mundial de la Salud se encarga de divulgar.Autores diversos nacional e internacionalmente -Conmoner, Ilich, J. Friedinan, Saach, Naredo, Baro, Cordón, Araújo, Gaviria, etcétera- vienen demostrando en sus trabajos la necesidad de retornar a sistemas agrarios orgánicos, tanto por razones ecológicas y sociológicas, como por razones económicas, desmontando con investigaciones puntuales la falsa idea de rentabilidad impuesta por los grandes monopolios agroquímicos, justificadas por no pocos sectores de la comunidad científica. Afortunadamente, la ciencia ha ido abriéndose, ante la evidencia de los hechos, a nuevos planteamientos, y lo que hace apenas unos años era el retorno a las cavernas empieza a ser considerado en las publicaciones y programas oficiales, aunque la resistencia de las Administraciones sigue siendo obstinada a la hora de las realizaciones prácticas.

Naturalmente, la Administración española, embarcada hasta el cuello en el modelo californiano, sigue servilmente los dictados de los grandes monopolios multinacionales agroquímicos, poniendo todo el aparato técnico, administrativo y docente al servicio de unos intereses que nada tienen que ver con la agricultura y la ganadería que el actual momento histórico y nuestras circunstancias concretas exigen. Sólo así puede explicarse que se dediquen grandes extensiones a cultivos como el tomate para concentrado y polvo, que lleva una carga química de verdadera alarma, con las consecuencias que ya sabemos en cuanto a plagas y esquilmación de suelos, y que, además, debe subvencionarse tres veces: al productor,al transformador y al exportador, porque el producto final se marchama en forma de materia prima hacia el Reino Unido. Igualmente podríamos hablar del olvido en el sector ganadero de las razas autóctonas, en favor de razas extranjeras, demandatarias de fármacos y piensos compuestos, cuando tenemos unas dehesas cada vez más abandonadas y deforestadas que podrían estar triplicando la carga ganadera que mantienen en estos momentos, con mayor rentabilidad y más ocupación de mano de obra. Son muchos los ejemplos que testimonian cómo la política agraria de los últimos tiempos derrocha recursos enormes en actividades y técnicas que, aparte de no favorecer a nuestra economía, están, además, hipotecando la fertilidad futura de nuestros suelos y la calidad de nuestras aguas.

Hay que volver la mirada

Por todo ello, y por los escándalos continuos a que nos conduce la óptica de las grandes producciones, a la que el servilismo de la ciencia económica ya no puede sostener por más tiempo, sin incluir en la contabilidad de la partida doble los verdaderos costes energéticos del moderno proceso productivo, así como los impactos en suelos, aguas, caza y medio ambiente en general, es por lo que pienso que, al menos en ciertas zonas y en determinados espacios, conviene tomar la mirada hacia el modelo biológico u orgánico tradicional, si bien éste puede hoy estar apoyado por algunos elementos del progreso bien entendido.

Empezar, a ofrecer en el mercado de hoy frutas y hortalizas con marca biológica -comprobable por vía de análisis y de control de sus zonas productivas- es tema que merece la pena plantearse incluso desde su vertiente más grosera, como puede ser la del puro negocio. Y esto puede lograrse en grandes espacios con una política adecuada. Lo mismo podría decirse en el sector del cereal. Baste citar el solo ejemplo del pueblo de Calasparra, en Murcia, donde ya hay quinientos agricultores haciendo arroz biológico, auxiliados por la Asociación Vida Sana -verdadera pionera del tema en España-, el cual tiene ya mercados muy apetecibles. Y no digamos las posibilidades que ofrece el ecosistema de la dehesa en Extremadura, parte de Andalucía, Toledo, Ciudad Real y Salamanca de cara a reimplantar razas autóctonas -cerdo ibérico, oveja merina, vaca retinta- con los cruces industriales adecuados, pero manteniendo nuestra propia cabaña y reconvirtiendo este tipo de explotación en base a todos sus aprovechamientos -corcho, carbón, lana, caza, quesos, miel, etcétera-, todos. ellos productos cada día más apreciados, a los cuales habría que dotar de sus correspondientes marcas de garantía.

El orgullo del agricultor

Está claro que los sucesivos Gobiernos de la transición han seguido -como sus antecesores- el dictado de las multinacionales y no se han molestado ni siquiera en leer los informes y conclusiones que han ido elaborando los propios organismos de la Administración agraria -el INIA y las Agencias de Desarrollo Ganadero, en el tema de la dehesa, por citar un solo ejemplo-. Y que con el modelo agrario potenciado han vaciado la profesión de agricultor, llevándonos a una dependencia total de los citados monopolios. El agricultor tradicional, que era el maestro del reciclado, empieza hoy por comprar desde la semilla selecta hasta la última dosis química con la que despide a su producto, limitándose su tarea a encargar las diferentes labores que otros le harán Y, si se mecaniza, no alcanzará el umbral de rentabilidad que le exige el esfuerzo inversor. Caso aparte constituyen las grandes unidades de explotación, sean éstas de los grandes consorcios agropecuarios o de los grandes propietarios. El milagro de estas empresas agrarias racionales suele consistir en que esquilman los suelos en diez o quince años -sobre todo si son arrendatarios-, acaparan los créditos y subvenciones, controlan los mercados, enlatan o envuelven sus productos que, homogéneos, sosos y bien presentados, constituyen cada día más una seria preocupación en los consumidores, sin respetar muchas veces plazos de curas, tratamientos, aditivos declarados en las conservas, etcétera, y sin preocuparles lo más mínimo lo que siempre era motivo de orgullo de un agricultor: la bondad y calidad de su producto.

Después de toda la gama de fraudes que enumeraba al principio de este artículo, creo que la gente empieza a preocuparse por su salud y también por el placer de comer pudiendo saborear los alimentos. Un melocotón moteado y de menor vista dentro del conjunto puede empezar a ser reivindicado si descubrimos de nuevo su sabor y olor y, sobre todo, si tenemos la certeza -comprobable- de que no lleva en su ciclo cinco curas, con una inmersión final en una piscina química para pasar a, su fase final en las cámaras. Ya sé que algunos seguirán objetando que no es posible alimentar a la población mundial desde estos presupuestos; sin embargo, ya en 1978, Sicco Mansholt, que fuera presidente de la Comisión de las Comunidades Europeas (CEE), abogó claramente por la agricultura biológica, por la necesidad de buscar vías nuevas, de controlar a las grandes explotaciones, sobre todo a las industrias de fertilizantes y agroquímica, y sobre la necesidad de evitar los factores de concentración y apoyar, en cambio, a las pequeñas empresas agrarias. Cierto es también que no se le hizo mucho caso en aquella ocasión; sin embargo, en varios países europeos, por la vía de los hechos -a la fuerza ahorcan-la agricultura biológica se va abriendo espacios cada día más considerables, y serán los mismos consumidores quienes posibiliten su rápido desarrollo. ¿Por qué este país, salvaje en el urbanismo, salvaje en la industrialización, tiene que ser también salvaje en la agricultura, disponiendo de recursos y espacios óptimos para impulsar un tipo de actividad agroganadera en la que puede decirse que no tendríamos rival puestos a vender al exterior los productos biológicos?

Creo, para terminar, basándome en la breve experiencia de la Corporación municipal a la que pertenezco, que los ayuntamientos con propiedades agrarias pueden jugar un papel muy importante en la puesta en marcha de explotaciones agroganaderas de este tipo, ya que el beneficio no debe ser en ellos el móvil principal -aunque también conviene dejar muy claro que no deben constituir empresas deficitarias-, y este modelo agrario ocupa mucho mayor porcentaje de mano de obra, al tiempo que mejora los suelos y el entorno.

Si la Administración -tendrá que ser la nueva- acoge con interés las experiencias puntuales que empiezan a realizarse por ayuntamientos y particulares, todavía en pequeños espacios, pronto habría una base experimental desde la que dilucidar la utopía o viabilidad de este tipo de agricultura.

Economía/Social

Carta del Director del Proyecto GEM Extremadura

La tasa de actividad emprendedora (TEA) en Extremadura en 2014 ha sido del 7,38%, lo que ha supuesto una mejora sobre los años precedentes, como se explica en el Informe Ejecutivo. Con ello, se recupera el nivel que tenía Extremadura en el año 2008 (7,1%), y se va acercando al 8,1% que tenía en el año 2007, comienzo de la crisis económica actual.

Si bien, y dado que Extremadura es una región que forma parte de España y de la Unión Europea, se trata de una economía basada en la innovación, con lo cual, es en ese entorno en el que debe compararse, como se hace en el informe, ya que GEM es un estudio de escala internacional. Y, siempre teniendo en cuenta que no es la cantidad, sino la calidad del emprendimiento lo que interesa.

Un valor nada desdeñable es tanto la monitorización, como el análisis que hace GEM de la actividad emprendedora a nivel mundial, de país, de región o de ciudad. Así, en el caso de la región de Extremadura, disponemos de datos ininterrumpidamente, desde el año 2003, lo cual nos da una perspectiva de la situación, incluyendo las etapas pre-crisis, crisis y post-crisis.

La actual tendencia de la TEA en Extremadura, de clara recuperación, se inicia en el año 2011, mostrando la capacidad predictiva del modelo científico en que se basa GEM, anticipándose al final de la recesión económica e inicio del ciclo expansivo. En cuanto al análisis del fenómeno emprendedor de Extremadura en el año 2014, que ofrece GEM, de los 40 indicadores comparativos 2013/2014 que se muestran en el Cuadro sintético de resultados e indicadores 2013/2014 del presente informe, se observa que 27 de ellos mejoran, 3 permanecen estables y 10 empeoran, lo cual nos indica, en una primera visión panorámica, que la actividad emprendedora de los extremeños, en el año 2014 ha mejorado sustancialmente, y en muchos aspectos, con respecto al año 2013.

Algunos cambios medidos por GEM son muy esperanzadores. Es el caso del conocimiento por el emprendedor de personas que han tenido iniciativas emprendedoras o la percepción de oportunidades para emprender en los próximos seis meses. Igual sucede con el número de business angels que aumenta un 50%. En cuanto a la calidad de las iniciativas emprendedoras, experimenta importantes mejoras en cuanto a innovación, sin competencia en su principal mercado, centradas en sectores de base tecnológica media o alta, que exportan en algún grado y con notable expectativa de expansión a corto plazo. Pero, hay que tener en cuenta que son datos del año 2014, no tendencias. Habrá que seguir analizando estos y otros datos en los años siguientes.

En definitiva, en el año 2014 GEM ofrece mejores datos de la actividad emprendedora extremeñas, como un emprendimiento de más calidad. Sin embargo recomendamos prudencia en el análisis de los mismos y trabajar en las recomendaciones que se aportan.

GEM ofrece en cada informe, además de monitorizar, analizar y comparar la actividad emprendedora, recomendaciones, con la idea de mejorar las decisiones de los agentes implicados en la Actividad Emprendedora. Una propuesta que venimos haciendo hace tiempo, es el trabajar en la construcción del Ecosistema Emprendedor de Extremadura.

Hay más novedades en este Informe GEM Extremadura 2014, que hemos introducido siguiendo los cambios experimentados en el entorno GEM durante el ciclo 2014. En el contexto espacial y temporal en el que se publica este informe, junio 2015, en una situación de recuperación económica, con tasas crecientes de crecimiento económico y de creación de empleo en España y en Extremadura, pero con grandes incertidumbres, entre otras la crisis de la economía griega, permítanme una última reflexión.

El Equipo GEM Extremadura, autor de estos informes, es parte del Grupo de Investigación Emturin, (Empresa, Turismo e Innovación, Extremadura 20201), de la Universidad de Extremadura.

Como cualquiera de los 220 grupos de investigación de la UEX, cualquier familia o empresa, hemos sufrido y estamos sufriendo las consecuencias de la dura crisis española y extremeña, con bajas en el Consejo GEM Extremadura, soporte económico del proyecto GEM Extremadura, además de una reducción notable en recursos públicos para la investigación, tanto a nivel nacional como regional, a lo que hay que sumar una ralentización en la resolución de convocatorias de concursos de proyectos, y una burocratización creciente en la gestión de los mismos. Estos fuertes recortes en presupuestos de I+D+i hipotecan el futuro de la economía y de la sociedad.

Sin embargo, el Grupo de Investigación Emturin ha respondido a la crisis con más estudios y aportaciones al conocimiento. Así, y como contiene la Misión de la Estrategia de Emturin (reformulada en diciembre de 2014): Desde el mundo de la investigación, el estudio, y las relaciones con la sociedad, la misión del GI Emturin y su máximo objetivo es contribuir a aumentar el conocimiento y favorecer el emprendimiento y las competencias de personas emprendedoras, empresas y organizaciones, con una decidida actitud de servicio a la sociedad.

Como fin último, ayudar a construir una sociedad y una economía más emprendedora, generadora de más oportunidades para todos.

En consecuencia, además de mantener y mejorar el Informe GEM Extremadura, estamos produciendo el Informe de Actividad Emprendedora en la región Euroace, el Informe de Emprendimiento Rural de Extremadura, El Informe Monográfico de Género de Extremadura, el Informe GUESSS Extremadura (sobre actitud emprendedora de los universitarios), y nuevos proyectos que verán la luz a medio plazo.

Agradecimientos

A D. Diego Hidalgo Schnur, que nos hace el honor de prologar este Informe GEM Extremadura 2014. Se trata de una figura esencial en los últimos 30 años de la Universidad de Extremadura, de la región de Extremadura, y un emprendedor social con una gran labor realizada, entre otras iniciativas de emprendimiento social, la creación e impulso de la Fundación Maimona.

Al Consejo GEM Extremadura, formado por empresas, organizaciones, fundaciones e instituciones que apoyan el Proyecto GEM Extremadura, tanto a los miembros actuales, como a los que lo han sido.

  • Ricardo Hernández Mogollón
  • Catedrático de la Universidad de Extremadura
  • Director Ejecutivo de GEM Extremadura y del G.I. Emturin

1 Web: http://emturin2020.gemextremadura.es

Prólogo

GEM (Global Entrepreneurship Monitor), es el mejor y más conocido instrumento de medida de la actividad emprendedora en el mundo.

Este numeroso grupo de investigación mundial, trabaja en la actualidad, y sólo en una de sus fuentes de datos, con más de 200.000 entrevistas/año a la población adulta, en más de 100 países, con una serie histórica de 16 años, más de 800 investigadores expertos en Creación de Empresas, más de 300 universidades e instituciones, más de 250 patrocinadores, y todos estos recursos, midiendo de forma continua y básicamente, la actividad emprendedora.

Como ya he comentado en varias ocasiones, se trata de un excelente instrumento, de base científica, y de escala mundial, para todos los grupos de interés en actividad emprendedora y para toda la sociedad, en el gran objetivo de construir una sociedad y una economía más emprendedora, es decir, más próspera, en este caso, en la región Extremeña.

De lo mucho construido, desde sus inicios, allá. por el año 1997, en la London Business School, gracias a la idea y al diseño del Profesor Michael Hay, en lo que hoy se denomina GEM Consortium, construido en base a la investigación colaborativa, el trabajo en red, la implicación de investigadores, instituciones, expertos y patrocinadores locales, y el uso intensivo de las TICs, yo destacaría algunas cosas. Por ejemplo, que varios países del continente africano, desde el Magreb, a Sudáfrica, incluyendo países del África Negra (no en vano Rebecca Namatovu, directora de GEM Uganda, es miembro electo del GERA AGNT -órgano de representación de todos los países-, y de gobierno de GEM Consortium), varios países de Oriente Medio y Norte de África (algunos de cuyos equipos los dirigen mujeres), así como de Centroamérica, se han ido sumando a esta iniciativa tan útil para las sociedades. En muchos de estos países llevar adelante este proyecto presenta muchas dificultades: falta de infraestructuras de apoyo, de equipos de investigación solventes y de financiación. En este punto también sobresale el Proyecto GEM, pues existe una importante partida dentro de su propio presupuesto económico para ayudar a los países menos favorecidos de África, Centroamérica y Asia a llevar adelante la compleja y costosa tarea de realizar el informe GEM anual.

Tengo que reconocer mi admiración y mi identificación personal con todo lo que GEM significa. No en vano, desde mis años en el Banco Mundial –donde entre 1968 y 1977 trabajé en países muy pobres y fui responsable de la financiación de empresas en industria, turismo y otros servicios en 45 países de África Subsahariana– mis mayores iniciativas y esfuerzos los he dirigido a atacar el problema de la pobreza en continentes como áfrica y Asia. Así, fundaciones en las que participé, tales como Frida, Development Finance Corporation, HabitAfrica, Dara Internacional, Fundación EFE (Education for Employment), Emalaikat, Asociación Comité Ipiranga y otras, se han dedicado y se dedican a este apasionante desafío.

Otra particularidad del proyecto GEM es que es una red mundial, nacional y regional, y que, como señalaba el profesor Prahalad, tiene un diseño complejo, de abajo a arriba, en lo que se conoce como “bottom up”. Y de base colaborativa público-privada. Un buen ejemplo es el Proyecto GEM Extremadura, pionero en España en cuanto a informe regional se refiere, junto con Cataluña y Andalucía, y pionero en varias iniciativas, entre las que se encuentra el Informe GEM de la región Euroace. Conozco bien el Consejo GEM Extremadura pues tuve la ocasión de compartir mis conocimientos y experiencias sobre Emprendimiento Social, en la Fundación Xavier de Salas, en el precioso Convento de La Coria, en Trujillo, con fecha ocho de octubre de 2012. Allí debatimos sobre la siguiente propuesta-decálogo para el Emprendedor Social:

  1. Identifica los problemas pero también busca soluciones
  2. Piensa en grande
  3. Sigue tu pasión
  4. Capacítate
  5. Planifica
  6. Analiza tu entorno
  7. No ocupes espacio en la foto
  8. No conviertas la realidad en lo que tú deseas
  9. Aprende de los errores.
  10. Mide tu impacto

y pude comprobar por mí mismo, como el Consejo GEM Extremadura, único en el GEM Consortium, es un buen modelo para participar con éxito en tan compleja y monumental estructura mundial, el Proyecto GEM, apoyar el trabajo de los investigadores del Equipo GEM Extremadura y favorecer el buen fin de tan necesario instrumento.

Aun a riesgo de herir su humildad y modestia, quiero en este prólogo destacar el ingente y magnífico trabajo del Profesor D. Ricardo Hernández Mogollón, con quien he tenido el placer y el honor de cooperar desde hace muchos años. Su liderazgo en el Proyecto GEM y presencia y actividad en Extremadura constituye en mi opinión un activo importantísimo para nuestra comunidad autónoma. Siento además una gran admiración por su capacidad de trabajo y en mis tiempos en los que residió en la Universidad de Harvard siempre me admiró su capacidad de respuesta inmediata y su presencia al pie del cañón a horas inverosímiles. No puedo menos que felicitar a él y a su equipo por el logro que supone este magnífico y utilísimo informe GEM Extremadura 2014.

  • Diego Hidalgo Schnur
  • Emprendedor Social

Resumen Ejecutivo Extremadura 2014

Durante 2014 han participado en el Proyecto GEM sesenta y ocho países de todo el mundo, 27 europeos, 20 americanos, 14 asiáticos, 6 africanos y 1 de Oceanía. La tasa de actividad emprendedora media de todos estos países en esta edición ha sido del 13,30%, aumentando sólo un 1,06% con respecto a la edición pasada. En España, el valor del índice TEA se situó en el 5,50%, frente al 5,21% del año 2013, lo que supone un incremento del 5,57% con respecto al año anterior.

La tasa de actividad emprendedora (TEA) en Extremadura en 2014 ha sido del 7,38%, lo que ha supuesto un aumento de 1,62 puntos sobre 2013 y un incremento del 28,13%. Casi el 60% del total de iniciativas han correspondido a emprendedores nacientes (4,37%), mientras que algo más del 38% han sido de emprendedores nuevos (3,01%). Esto supone que por cada emprendedor naciente en Extremadura en 2014 ha habido 0,69 emprendedores nuevos. En España la relación es de 0,64 lo que nos indica el mayor empuje de las iniciativas nacientes frente a las nuevas. En general, Extremadura este año ha recuperado posiciones en el marco de los países GEM, de Europa y de la OCDE. El aumento de la TEA extremeña ha venido acompañada de un cierto estancamiento de la tasa nacional.

Extremadura, con el comienzo de la crisis económica vio cómo sus índices emprendedores fueron cayendo durante varios años. A partir del 2011 estos .índices han tomado un camino ascendente, que parece irse consolidando, por encima del valor obtenido para España y próximo al de la media europea. Esta recuperación se ha sustentado fundamentalmente en las iniciativas nacientes, pero este año, el crecimiento de las nuevas un 42,65%, que permanecía estancado desde 2012, parece consolidar las que han ido surgiendo en años anteriores.

Como decíamos, la bolsa de emprendedores potenciales que se estaba formando parece haber empezado a concretar sus iniciativas desde 2012 en adelante. Este año ha seguido descendiendo, y ha disminuido prácticamente en la misma proporción en la que se han incrementado las iniciativas nacientes por oportunidad, lo que nos indica que gran parte de los que han emprendido no lo han hecho, como sucedió en el año 2013, debido a la necesidad. Esto puede indicarnos que se está percibiendo un cambio de ciclo y de nuevas oportunidades por parte de los emprendedores extremeños. No obstante, la intención de emprender (9,59%) sigue presente en la sociedad extremeña, al igual que en la sociedad española (8,03%), de una forma notable, lo que puede hacer que a corto y medio plazo, si estas intenciones se llevan a cabo, se vea incrementado el porcentaje de nuevos empresarios de forma significativa, como ya ha sucedido este año.

También se mantiene el porcentaje de empresas establecidas (9,54%), aunque en 2014 ha tenido un ligero descenso de 0,42 puntos. Esto puede deberse a que el porcentaje de empresarios que ha abandonado una actividad empresarial en el último año se ha incrementado de forma importante hasta alcanzar un 2,70%, el dato más alto desde que comenzó la crisis, probablemente debido al cansancio o agotamiento de muchos empresarios en su lucha por superar esta situación.

Al desglosar la tasa de actividad emprendedora extremeña dentro de su ámbito geográfico, observamos que ha descendido en dos de sus zonas (área de Barros y Sur), mientras ha descendido de forma muy significativa en las Vegas del Guadiana, en la zona Norte y en Cáceres. Esto ha hecho que, en su conjunto, en la provincia de Cáceres crezcan las iniciativas emprendedoras más de un 46%. En la provincia de Badajoz, el aumento ha sido de casi el 20%, aunque únicamente se ha reflejado en una de sus tres áreas.

Tanto en las zonas urbanas como en las zonas rurales se han producido incrementos de sus iniciativas emprendedoras, aunque en las zonas rurales este aumento ha sido muy significativo, cinco veces mayor que en las ciudades. Las tasas anuales de las zonas urbanas y rurales se encuentran por encima de la media de los últimos años.

Al diferenciar el motivo por el que se emprende, casi tres cuartas partes de las personas involucradas en actividades emprendedoras lo hicieron por oportunidad, un 23,00% por necesidad y el 2,70% restante debido a otros motivos. El aumento de la TEA extremeña se ha debido al alza de la tasa por oportunidad, en los ámbitos urbanos y rurales, y en ambas provincias, si bien en la provincia de Cáceres este incremento no ha sido tan acentuado como en la provincia de Badajoz y en las áreas de las Vegas del Guadiana, Cáceres y la Zona Sur. En cambio, la tasa de emprendimiento por necesidad en la región ha descendido un 22,23% con respecto al año anterior, aumentando en las zonas rurales y disminuyendo considerablemente en las zonas urbanas. En cuanto a las provincias, el índice TEA por necesidad ha disminuido en la de Badajoz y crecido en la de Cáceres, mientras que ha disminuido muy significativamente en la zona Sur, en la de Barros, Vegas del Guadiana y Cáceres, y ha aumentado sustancialmente en la zona Norte.

El perfil de los emprendedores nacientes y nuevos se corresponde mayoritariamente con el de un hombre de origen español, de 39,7 años, con estudios secundarios, que posee una renta alta (>2.400 euros), vive en un hogar de 3,6 personas, que ha recibido formación en creación de empresas tras su etapa escolar, y ha creado su empresa en una zona urbana de la provincia de Badajoz del área geográfica de Vegas del Guadiana.

Por otro lado, y en comparación con aquéllos que no están implicados en la puesta en marcha de una iniciativa empresarial, los emprendedores conocen a más empresarios que han creado una empresa en los dos últimos años, creen en mayor medida en sus conocimientos, habilidades y experiencia para lanzar su actividad, tienen menos miedo al fracaso y perciben más oportunidades de negocio en los próximos seis meses.

El perfil de los nuevos negocios creados en Extremadura refleja empresas de pequeño tamaño, que se crean en forma de autoempleo, con uno o dos socios, en sectores orientados al consumidor, principalmente en servicios de hostelería, restauración y venta al detalle, y sin vocación de crecimiento, ya que crean 1,37 puestos de trabajo de media, y esperan generar 1,71 más al cabo de cinco años.

No tienen una orientación muy innovadora, ya que piensan que la mayor parte de sus productos no son nuevos en el mercado, que van a tener muchos competidores para ellos y utilizan una tecnología de hace más de cinco años. Aun así, su orientación innovadora es mayor que la de las empresas consolidadas, incluso, en comparación con el resto de España, las iniciativas emprendedoras extremeñas son más innovadoras que la media. Tampoco nacen con vocación internacional, aunque cada vez son más las que asumen este carácter desde el principio. Prueba de ello, es que más de un cuarto de las empresas extremeñas con menos de tres años y medio, y casi un tercio de las españolas, está exportando. Es más, un porcentaje apreciable de .estas exportan más del 75% de su producción (15% vs. 20%).

Las empresas nacientes necesitaron en 2014 unos 30.000 euros para iniciar un negocio, de los que el emprendedor aportó 12.000 euros. Esto indica que el nuevo empresario aporta al menos el 40% del capital necesario para su negocio (en 2013 aportó el 59,80%), por lo que se ha deteriorado un tercio la autofinanciación, quizás al irse abriendo suavemente la fuente de créditos.

Desde el punto de vista de la oferta privada de financiación, el porcentaje de personas que han estado involucradas como inversores privados en negocios de otras personas en Extremadura ha sido de un 5%. La inversión media de cada uno fue de 9.962 euros, lo que ha supuesto que las iniciativas nacientes extremeñas hayan contado con 341,8 millones de euros procedentes de esta fuente. El porcentaje de inversores privados de este año es el mayor que se ha dado desde que se realiza el Informe GEM en Extremadura (año 2003), superando a la media española en 1,3 puntos.

En cuanto a los valores y percepciones de la población extremeña encuestada, podemos decir que Extremadura se distingue de las economías desarrolladas del proyecto GEM y del conjunto nacional por poseer una población que se manifiesta mejor preparada para la actividad de emprender, con mayor influencia de modelos emprendedores, pero más pesimista sobre las oportunidades de negocio en el futuro cercano. Mientras que se asemeja a estas otras sociedades en la aversión al riesgo inherente a la actividad de emprender, así como en la valoración positiva a la carrera de emprender. En cambio, debe otorgarse un papel más significativo a los medios de comunicación como agentes difusores de historias de éxito empresarial, conceder más valoración social positiva a la carrera emprendedora exitosa y tener un mayor nivel de competitividad.

Por último, con respecto a las condiciones del entorno emprendedor extremeño se observa una mejoría en la mayoría de las condiciones analizadas, destacando la educación y formación emprendedora en la etapa post escolar, las normas sociales y culturales, la burocracia e impuestos de las políticas gubernamentales, el acceso a las infraestructuras físicas y de servicio o la financiación a los emprendedores. El resto de condiciones permanecen con mejoras menores o estables en sus valores. La dinámica del mercado interior y el acceso a infraestructuras comerciales y profesionales empeoran.

El apoyo financiero a los emprendedores sigue siendo el principal obstáculo para la actividad emprendedora, hecho que se repite desde los inicios de la crisis económica. Las políticas gubernamentales siguen revelándose como el principal apoyo, mientras que en las recomendaciones para la mejora de la actividad emprendedora extremeña se mencionan, un año más, las políticas y programas gubernamentales, el apoyo financiero para los emprendedores y la educación y formación emprendedora.

Economía/Social

EL 4 de junio di una conferencia en Zafra sobre un tema agradable y bonito. ¡Qué gratificante es presentar buenas noticias! Existen, aunque en estos tiempos haya que hacer un esfuerzo para encontrarlas. Es más fácil encontrar las malas: de ello ya se encargan los medios de difusión y aún más los políticos que se descalifican unos a otros. Por supuesto que un análisis válido requiere ver todo en su conjunto, cosas buenas y malas, para no caer en autocomplacencia. Que en el mundo hay pobreza y desigualdad, fallos democráticos y de seguridad, peligros para la habitabilidad del planeta, y para la salud global y gobernanza mundial. Y también hay problemas y limitaciones en España. Pero también buenas noticias.

Continuar leyendo “España en positivo – Diego Hidalgo Shnur”

Economía/Social

Valeriano Ruiz

Acabo de llegar a Cáceres procedente de Trujillo (patria de Pizarros, Diego García de Paredes, Francisco de Orellana y otros). Y solo veo unos policías locales muy chulos montados en unas motocicletas con muchas luces y sirenas que no sirven para nada; estaría mucho mejor policías locales a pié, sin “artillería” a la vista, con talante amable y condescendiente con los ciudadanos. Con mucha gente por la calle, con pinta de estar conformados con su destino anodino.

Somos la región de España con menor renta per cápita cuando nuestros paisanos del pasado fueron los conquistadores de medio mundo (Hernán Cortés, Vasco Núñez de Balboa, Pedro de Valdivia, etc. etc.) y, quinientos años después, despotricamos de ellos por la sensiblería que nos invade que hace que admiremos a los conquistadores y colonizadores de otros países y menospreciemos a los nuestros. Eso si, los que más despotrican (catalanes, vascos y “madrileños”) son los que más se aprovechan del buen mercado que es Iberoamérica (para los cursis, Latinoamérica). Es absolutamente lamentable y contradictorio.

Continuar leyendo “¡Que pena de mi Extremadura! ¿Qué habría que hacer? – Valeriano Ruiz”

DocumentosEconomía/Social

En estos días de finales de enero en distintos medios de comunicación se escribe y habla mucho del fenómeno de la desigualdad social, hasta en el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza claro, ironías de la vida, se ha tratado el tema. Las cifras que se manejan son escandalosas y aunque no sean del todo exactas indican la magnitud del problema. Así se dice que los 85 más ricos del mundo suman tanto dinero como 3.500 millones de pobres o que la riqueza que se esconde en los paraísos o refugios fiscales es de unos 24 billones de euros. En España la riqueza conjunta de las 20 mayores fortunas equivale a los ingresos de 9.500.000 de los más pobres del país, por lo que ocupamos el segundo lugar en la Unión Europea, detrás de Letonia, en razón a desigualdad social. Lo que aquí nos ocupa es la desigualdad entre las distintas comunidades autónomas de España, y cómo se podría mejorar esta situación en el caso concreto de Extremadura.

La desigualdad en renta por habitante (“per cápita) entre las regiones españolas ha aumentado en estos seis años de crisis. Está claro que la recesión, la política de austeridad y los recortes perjudican más a los más débiles. Sobre la base de España igual a 100, el País Vasco, que es la primera en la clasificación está en 135 y Extremadura, que es la última, está en 70 que traducido en dinero equivale, en números redondos, a 31.000 y 16.000 euros por persona, respectivamente, a pesar de que la población extremeña ha seguido bajando durante dicho periodo. Diferencias análogas se dan con  Madrid, Navarra y Cataluña, por la parte alta de la tabla, respecto a Andalucía y Castilla la Mancha por la parte baja, cuyas posiciones parecen ya endémicas e irreversibles y no solo por la renta sino por las cifras del empleo, nivel educativo, desarrollo industrial y tecnológico o en servicios sanitarios y sociales. Continuar leyendo “Extremadura: objetivo 2020 – Pedro Martín Ruiz”