DEBATE: Un programa con buenas intenciones pero sin medidas claras

DEBATE: Un programa con buenas intenciones pero sin medidas claras

El discurso de investidura del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, y el programa electoral del PSOE «conforman la hoja de ruta principal del próximo gobierno de Extremadura». Así lo ha explicado Cecilio Venegas, coordinador de Punto de Encuentro, durante el debate llevado a cabo este jueves 27 de junio en Badajoz.

Esta es la razón que ha llevado a la plataforma a analizar y debatir ambos textos. Es la primera vez que la sociedad civil organizada, es convocada para reflexionar sobre el futuro de la Comunidad en relación con el programa que el presidente de la Junta tiene.

La exposición ha corrido a cargo del catedrático de la UEX, Ricardo Hernández Mogollón; Alejandro Hernández Renner, director de la Fundación Maimona; y José Ignacio Sánchez Sánchez-Mora, ingeniero agrónomo. Cecilio Venegas moderó el debate junto a José Julián Barriga, académico de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes.

En las distintas interlocuciones, se puede observar como punto en común, la falta de un desarrollo de medidas tanto en el discurso como en el programa.

OPTIMISMO PARA EL FUTURO DE EXTREMADURA

Para Ricardo Hernández Mogollón, el discurso esta carente de datos. Indica que  no es un mal discurso político, pero hay poca concreción de medidas, falta concretar y separar el qué y el cómo. Del mismo modo, considera que es muy social y poco económico. Aclara que ha echado en falta algunos focos como el desempleo, empleo de calidad y la emigración de jóvenes; la competitividad de la región, la iniciativa emprendedora y el miedo al fracaso; una estrategia de industrialización en Extremadura; y un pacto por la juventud.

Por otro lado ve necesarias una consejería de industria y medio ambiente así como otra de turismo y despoblación. Concluye declarando que partiendo del discurso de Vara, el contexto político y los recursos de la región frente a las oportunidades le permiten mirar con optimismo el futuro de Extremadura.

¿AGENDA DEL CAMBIO?

Alejandro Hernández Rener, ha abordado el programa desde un punto de vista social, concretamente en cinco áreas: La crisis climática; la igualdad real y efectiva (de género, de capacidades diferentes, jóvenes con fracaso escolar, colectivo LGTB, e inmigración entre otras); evitar el proceso de degeneración del territorio; democracia y tejido cívico; y salud y cuidados.

Considera que la agenda presentada por el Partido Socialista se plantea como un contrato entre el Gobierno autonómico y la ciudadanía.

Hace énfasis en la igualdad de oportunidades, aspecto que el programa trata en el preámbulo, pero que se va difuminando para constituirse como un programa de mejora, de ajustes y de consideraciones sobre una situación que consideran estabilizada. Ve que es una postura coherente con la sociología actual extremeña de defensa de lo conseguido frente a una demostración de ambición por alcanzar algún aspecto relevante del futuro regional. Así aclara que no plantea cambios si no profundizaciones.

Ultima sosteniendo que los humanos han sido capaces de crear civilizaciones porque aprendieron a crear su sustrato y sustento donde se encontraban y deseaban vivir, lo cual «solo se puede lograr en colaboración y con solidaridad» y «no puede lograrse delegando en un gobierno ni en una persona».

RECURSOS NATURALES Y DESARROLLO INDUSTRIAL

Para José Ignacio Sánchez Sánchez-Mora, El programa electoral del PSOE trata con amplitud las políticas de utilización de nuestros recursos naturales. “Es una declaración de intenciones y se echa de menos que no se apunten cuáles son los medios para alcanzar los objetivos”, declara.

Añade que la economía verde y circular ha de aplicarse de modo que no constituya un impedimento para el desarrollo regional, dado que Extremadura parte de niveles muy bajos de desarrollo.

Del mismo modo, sostiene que la apuesta por las energías renovables no puede conducir a la tercera colonización energética de Extremadura, «hay que conseguir precios diferenciados de la energía para la región y la domiciliación fiscal de las empresas».

En cuanto al trasvase de agua de las cuencas del tajo sostiene que este es “un elemento imprescindible para el desarrollo y solo puede cederse si se trata de agua excedentaria”.

Ve de gran importancia apostar por el regadío como elemento generador de rentas y empleo, fijador de la población en el territorio y suministrador de productos para la industria agroalimentaria. “Es necesario finalizar los regadíos en ejecución y acometer con rapidez los nuevos, así como la modernización de los que están pendientes de ella”, aclara.

“Los sectores agrario y agroalimentario pueden ser una de las patas en que se sustente la economía extremeña y tenemos condiciones para ser la despensa de española y de Europa. Pero hay que transformar y comercializar los productos desde la región para retener el valor añadido. Este ha de ser un objetivo prioritario: Ayudas y facilidades a las industrias agroalimentarias”, concluye.

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.