Sin un cambio radical en las políticas públicas, la región se perpetúa como paradigma de un modelo colonial que la está dejando exangüe, con la expulsión de los jóvenes y el aumento de nichos en los cementerios como única expansión del suelo urbano

Julian Mora Aliseda

Últimamente estamos asistiendo a una apuesta sin precedentes por un cambio de modelo económico orientado hacia la sostenibilidad, especialmente tras la Cumbre de Río (1992) y el Protocolo de Kyoto (1997). En este nuevo rumbo se da prioridad al medio ambiente y a la descarbonización, donde la Unión Europea está liderando el proceso, aumentando la superficie de espacios protegidos y firmando el Acuerdo de París (2015), para reducir el Calentamiento Global. 

En los diferentes informes internacionales se afirma que el cambio de modelo pasa por las energías renovables, lo que tendría repercusiones positivas no sólo sobre el planeta sino también sobre las regiones productoras en materia de riqueza y empleo, sin embargo, eso último eso no es así en todos los sitios.

Pongamos el caso de Extremadura, que produce un 440% de la energía que necesita, tanto de origen nuclear (central de Almaraz), que no emite CO2 a la atmósfera (no entro a considerar los riesgos), como hidráulico, merced a su red de grandes embalses (Alcántara, Valdecañas, Cíjara, La Serena, etc.) y solar, con 12 grandes plantas fotovoltaicas y una eólica (a las que se sumarán en breve decenas de ellas). Todo esto la convierte en una región exportadora, pues con la energía que genera cubre la demanda de ocho comunidades autónomas. Sólo en energías renovables Extremadura ya produce más de lo que consume.

Sin embargo, a pesar de este «monocultivo eléctrico», sigue siendo la región más pobre de España, dado que esas producciones no generan apenas empleo ni las grandes empresas propietarias radican fiscalmente en la región, con lo que esto supone en el ámbito de los impuestos. Todo ello sin entrar en la financiación europea para esos ‘parques energéticos’, que darían para provocar todo un proceso industrializador en esta comunidad autónoma.

Con la paradoja añadida de que muchas grandes presas, especialmente las de la cuenca del Tajo, al priorizar la producción hidroeléctrica, está perjudicando a los regantes que van a perder sus cultivos por estar turbinando sin parar en época de sequía, como ocurre ahora con Valdecañas, al 30% de su capacidad y soltando agua.

Esto es un expolio de recursos en toda regla, sobre el que nadie se pronuncia, a pesar de ser un ejemplo palpable e incomprensible en el siglo XXI de la aplicación del modelo teórico ‘centro-periferia’ o, lo que es lo mismo, una economía de la dependencia, instalada desde mediados del siglo XIX en el ámbito agropecuario (sin transformación industrial) y ahora en un sector básico para el desarrollo de otros territorios y para combatir el cambio climático, como es la energía. 

La economía de Extremadura es la más ecológica, dado que es la región con menos emisiones de CO2 por kilómetro cuadrado de toda España debido a la ausencia de industrias y por ser las dos provincias con mayor extensión de bosques, predominantemente de dehesa, donde crecen 630 millones de árboles (casi 600 árboles por habitante, frente a una media nacional de 160). Asimismo es la región que, con 1.300.000 hectáreas de superficie protegida, aporta el 23% de todas las áreas terrestres conservadas del país. Es decir, contribuye a España con el triple de extensión de la Red Natura de lo que supone geográficamente la región. Si utilizamos la superficie protegida en función de la población, comprobamos que a los extremeños les corresponde (1,27 hectáreas protegidas por habitante), frente a una media nacional de 12 veces inferior (0,11 hectáreas por habitante). 

En definitiva, Extremadura es una «región sumidero de carbono» en la que no se corresponden sus servicios medioambientales (bosques, espacios protegidos, reservas hídricas o energías renovables) al conjunto de la sociedad con lo que recibe a cambio. Esto es una injusticia territorial y ambiental.

Por consiguiente, lo que se aconseja como modelo futuro de ‘economía verde’ para la UE es lo que ya viene aplicándose rigurosamente en Extremadura, con resultados desalentadores: las mayores tasas de desempleo y las menores rentas.

Si Extremadura, con sus excedentes de recursos naturales, no define una estrategia que mitigue el intercambio desigual con las zonas desarrolladas, la brecha seguirá ampliándose impulsada por el círculo vicioso de la pobreza del que no puede escapar (la propia legislación autonómica dificulta el asentamiento de actividades), y cuya salida sigue siendo la hemorragia de sus recursos humanos, condenados al ostracismo por la ausencia de oportunidades.

Y conste que no me opongo a la instalación de espejos solares ni molinos eólicos, todo lo contrario, lo que me parece inadmisible es que se exploten estos recursos sin apenas compensaciones económicas o laborales. Para ello se debe establecer un sistema regulatorio que haga atractiva la instalación de empresas en Extremadura, con la reducción significativa del coste de la electricidad junto a otras bonificaciones por ser región ‘desfavorecida’, que actúe como acicate para generar sinergias que se plasmen en nuevas actividades transformadoras de recursos y con domicilio fiscal en el territorio. 

Sin un cambio radical en las políticas públicas, que apoyen esa transformación industrial de nuestros recursos (agroganaderos, forestales y mineros), Extremadura se perpetúa como paradigma de un modelo colonial que la está dejando exangüe, con la expulsión de los jóvenes y el aumento de nichos en los cementerios como única expansión del suelo urbano.

Una consejería contra la despoblación

La plataforma Punto de encuentro analiza en Badajoz el programa de Vara y pide que se luche contra problemas concretos de la región

Badajoz. La plataforma Punto de encuentro de la sociedad civil de Extremadura ha analizado en el transcurso de un debate en Badajoz los retos políticos, sociales y medioambientales a los que se enfrenta la región extremeña, tras el discurso de investidura del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, y el programa electoral del PSOE, formación vencedora en las elecciones autonómicas del pasado 26 de mayo.

Para la plataforma, el discurso y el programa socialista «conforman la hoja de ruta principal del próximo gobierno de Extremadura», razón por la cual y como plataforma de colaboración de la sociedad civil extremeña quisieron analizar y debatir los principales contenidos de dichos textos para que la ciudadanía, organizada en colegios profesionales, fundaciones y asociaciones profesionales, colabore en el progreso y desarrollo de la región.

Así lo explicó el coordinador de Punto de Encuentro y presidente del Colegio de Farmacéuticos de Badajoz, Cecilio Venegas, que coordinó y moderó, junto al periodista y académico de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, José Julián Barriga, este encuentro en el que intervino el académico de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras Ricardo Hernández Mogollón, hablando sobre políticas de desarrollo.

El director de la Fundación Maimona y exdirector de la Oficina de Extremadura en Bruselas entre otros cargos, Alejandro Hernández Renner, abordó las políticas sociales, y el ingeniero agrónomo diplomado en Economía de la empresa y expresidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, José Ignacio Sánchez Sánchez-Mora, las políticas para la explotación de los recursos naturales.

En su intervención, Hernández Mogollón abogó en relación al futuro gobierno de la Junta de Extremadura por que los consejeros sean los «necesarios, los mejores y el número adecuado». Seguidamente, planteó que haya una Consejería de Industria y Medioambiente y otra de Turismo y Despoblación, esta última debido a que es un sector «transversal con los demás sectores que influye prácticamente en los grandes pactos o planes que propone Fernández Vara sobre despoblación, infraestructuras, autónomos o emprendimiento, además de crear muchos puestos de trabajo y poder seguir creando más.

Por su parte, Alejandro Hernández Renner sostuvo que en la agenda que presenta el PSOE «básicamente se habla de una especie de contrato entre el presidente y la ciudadanía», aunque «no deja muy claras una o dos grandes líneas de fuerza en el programa» y sí aborda «claramente» de igualdad de oportunidades en el preámbulo «pero luego se va difuminando».

En último lugar, José Ignacio Sánchez Sánchez-Mora hizo hincapié en que en el programa del PSOE y el discurso de investidura de Vara hay tres líneas, la economía verde y circular, la lucha contra el cambio climático y la apuesta por las renovables, «muy interesantes» aunque en regiones de «tan bajo nivel de desarrollo como Extremadura» han de aplicarse «de modo que el futuro desarrollo no se vea afectado».

DEBATE: Un programa con buenas intenciones pero sin medidas claras

El discurso de investidura del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, y el programa electoral del PSOE «conforman la hoja de ruta principal del próximo gobierno de Extremadura». Así lo ha explicado Cecilio Venegas, coordinador de Punto de Encuentro, durante el debate llevado a cabo este jueves 27 de junio en Badajoz.

Esta es la razón que ha llevado a la plataforma a analizar y debatir ambos textos. Es la primera vez que la sociedad civil organizada, es convocada para reflexionar sobre el futuro de la Comunidad en relación con el programa que el presidente de la Junta tiene.

La exposición ha corrido a cargo del catedrático de la UEX, Ricardo Hernández Mogollón; Alejandro Hernández Renner, director de la Fundación Maimona; y José Ignacio Sánchez Sánchez-Mora, ingeniero agrónomo. Cecilio Venegas moderó el debate junto a José Julián Barriga, académico de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes.

En las distintas interlocuciones, se puede observar como punto en común, la falta de un desarrollo de medidas tanto en el discurso como en el programa.

OPTIMISMO PARA EL FUTURO DE EXTREMADURA

Para Ricardo Hernández Mogollón, el discurso esta carente de datos. Indica que  no es un mal discurso político, pero hay poca concreción de medidas, falta concretar y separar el qué y el cómo. Del mismo modo, considera que es muy social y poco económico. Aclara que ha echado en falta algunos focos como el desempleo, empleo de calidad y la emigración de jóvenes; la competitividad de la región, la iniciativa emprendedora y el miedo al fracaso; una estrategia de industrialización en Extremadura; y un pacto por la juventud.

Por otro lado ve necesarias una consejería de industria y medio ambiente así como otra de turismo y despoblación. Concluye declarando que partiendo del discurso de Vara, el contexto político y los recursos de la región frente a las oportunidades le permiten mirar con optimismo el futuro de Extremadura.

¿AGENDA DEL CAMBIO?

Alejandro Hernández Rener, ha abordado el programa desde un punto de vista social, concretamente en cinco áreas: La crisis climática; la igualdad real y efectiva (de género, de capacidades diferentes, jóvenes con fracaso escolar, colectivo LGTB, e inmigración entre otras); evitar el proceso de degeneración del territorio; democracia y tejido cívico; y salud y cuidados.

Considera que la agenda presentada por el Partido Socialista se plantea como un contrato entre el Gobierno autonómico y la ciudadanía.

Hace énfasis en la igualdad de oportunidades, aspecto que el programa trata en el preámbulo, pero que se va difuminando para constituirse como un programa de mejora, de ajustes y de consideraciones sobre una situación que consideran estabilizada. Ve que es una postura coherente con la sociología actual extremeña de defensa de lo conseguido frente a una demostración de ambición por alcanzar algún aspecto relevante del futuro regional. Así aclara que no plantea cambios si no profundizaciones.

Ultima sosteniendo que los humanos han sido capaces de crear civilizaciones porque aprendieron a crear su sustrato y sustento donde se encontraban y deseaban vivir, lo cual «solo se puede lograr en colaboración y con solidaridad» y «no puede lograrse delegando en un gobierno ni en una persona».

RECURSOS NATURALES Y DESARROLLO INDUSTRIAL

Para José Ignacio Sánchez Sánchez-Mora, El programa electoral del PSOE trata con amplitud las políticas de utilización de nuestros recursos naturales. “Es una declaración de intenciones y se echa de menos que no se apunten cuáles son los medios para alcanzar los objetivos”, declara.

Añade que la economía verde y circular ha de aplicarse de modo que no constituya un impedimento para el desarrollo regional, dado que Extremadura parte de niveles muy bajos de desarrollo.

Del mismo modo, sostiene que la apuesta por las energías renovables no puede conducir a la tercera colonización energética de Extremadura, «hay que conseguir precios diferenciados de la energía para la región y la domiciliación fiscal de las empresas».

En cuanto al trasvase de agua de las cuencas del tajo sostiene que este es “un elemento imprescindible para el desarrollo y solo puede cederse si se trata de agua excedentaria”.

Ve de gran importancia apostar por el regadío como elemento generador de rentas y empleo, fijador de la población en el territorio y suministrador de productos para la industria agroalimentaria. “Es necesario finalizar los regadíos en ejecución y acometer con rapidez los nuevos, así como la modernización de los que están pendientes de ella”, aclara.

“Los sectores agrario y agroalimentario pueden ser una de las patas en que se sustente la economía extremeña y tenemos condiciones para ser la despensa de española y de Europa. Pero hay que transformar y comercializar los productos desde la región para retener el valor añadido. Este ha de ser un objetivo prioritario: Ayudas y facilidades a las industrias agroalimentarias”, concluye.

Os invitamos a una actividad que la Asociacion Metellium tiene previsto realizar antes del verano, enmarcada en el Programa de Actividades conmemorativo del V Centenario de la llegada de Cortés a México.

Se trata de la proyección del documental mexicano «Hernán Cortés, un hombre entre Dios y el diablo», gracias a la mediación de la dirección del Instituto Cultural de la Embajada de México en Madrid.

   La proyección, tendrá lugar en el Centro Cultural Quinto Cecilio Metello mañana viernes, día 31, a las 20:45 de la tarde. La entrada es libre, hasta completar aforo. Nos gustaría que aquellas personas que tengan disponibilidad puedan disfrutar de este magnífico trabajo, que nos ofrecen gratuitamente para ser exhibida exclusivamente en esta fecha y en el marco del programa de actividades del V Centenario de la llegada de nuestro ilustre paisano a México.

 Grabado en escenarios históricos de México y España, el documental cuenta con dos importantes reconocimientos: el de la Selección Oficial – Premio Mezcal del Festival Internacional de Cine de Guadalajara 2016 y el Premio al Mejor Documental 2015 del Club de Periodistas de México, A.C., en el XLV Certamen Nacional de Periodismo. 
   Realizado en el año 2016 y presentado en soporte Blu-ray Disc HD, llegó a España gracias al inestimable apoyo del Instituto Cultural de México en España. Es una coproducción de tres cadenas públicas –TV UNAM (canal de la Universidad Nacional Autónoma de México), SPR (Sistema Público de Radiodifusión) y el Canal 44 de la de la Universidad de Guadalajara– y dos fundaciones privadas de México –la Fundación Miguel Alemán A. C. y la Fundación UNAM, A. C.–, con la colaboración del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y Canal de Isabel II Gestión.